Blogia
MIS OBSESIONES

El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo

En la sencillez está la verdad. Y según mi criterio, El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo es la mejor película española de los últimos diez años. Ni Almodóvar, ni Garci, ni el palizas de Amenábar. Tenemos ante nosotros una obra honesta, sincera, que no pretende ser más de lo que es, y que funciona al 100% dentro de sus coordenadas. Estos parámetros, obviamente, no son otros que divertir, sin más. Los mismos que guían el trabajo de los dioses del humor norteamericano: Ben Stiller, Owen Wilson y Adam Sandler.


En la pista de esquí, con unos sofisticados modelitos.

De hecho, este film es simplemente el intento de recrear el mundo de Zoolander y Dos tontos muy tontos, pero a la española. De la primera toma unos personajes especiales y ridículos en su ceguera. De la segunda, la descontextualización entre los protagonistas y el entorno, el motor básico de todas las bromas. Y de las dos, la trepidante sucesión de gags que no descansa a lo largo de todo el film y que, en esencia, es lo que hace de ellas auténticas obras de arte.

Esta película puede servir de buen filtro para discernir a un crítico objetivo y desprejuiciado y al que no es más que un patillero, un impostor, alguien incapaz de opinar más allá de lo que generalmente se considera "buen gusto". Por ejemplo, basta con leer un fragmento de la vomitiva crítica de Aloha Criticón (www.alohacriticon.com), que dice que la película tiene un "vergonzoso guión, con un humor tontolabiano que podría ser válido si incidiese, como tendría que ser, con fiereza, locura e ingenio, en la sátira". No pone el nombre del autor de la crítica, y no me extraña, pero lo que viene a explicar es que la diversión nunca es válida en sí misma. Todo debe tener una justificación moral o intelectual porque, si no, no se está haciendo nada "inteligente", nada que merezca ser visto por la pandilla de "listos" que puebla nuestro país.


Intentando ligar en el Aguacates.

Y lo que muestra esta obra es, ni más ni menos, las aventuras de dos pijos madrileños que no han sabido evolucionar desde los ochenta, y que ahora viven desplazados en los primeros años del 2000, ajenos a los incidentes que causa la desconexión entre su filosofía de vida y la realidad. O lo que es lo mismo, se hace uso de uno de los más efectivos mecanismos del humor, ideado en la, por otra parte, soporífera y sobrevaloradísima novela El Quijote. No se intenta ser crítico con la tribu urbana de los pijos, ni mucho menos, sino que los abundantes tópicos sobre los mismos son usados con un único fin que ya hemos apuntado antes: divertir, provocar la carcajada fácil y primitiva.

Los gags hacen gala de un humor a cada cual más barato, fácil y grosero. Pero aquí reside su encanto y, por otro lado, dentro de su sencillez son ingeniosos, no descienden de nivel a lo largo de toda la película. Hay muchos momentos destacables: la broma del agujero en el bolsillo, las collejas en la pista de esquí, la extraodinaria conversación en el coche ("Paloma, para porque Pocholo tiene que tirar los muñecos"), las continuas y muy logradas risillas de los protagonistas y, cómo no, el estupendo flipe final en el concierto sorpresa de Mecano.


Aún viven con sus papás, porque optaron por la vida canalla.

El estilo de esta película, que ignora la horterada española de siempre (por poner un ejemplo, la diarreica Isi/Disi, donde, como no podía ser de otro modo, Sabina tiene un lugar destacado), se fija en los modelos norteamericanos para conseguir a dos personajes rebosantes de carisma. Ádemás, hace gala de una envidiable sucesión de gags que provocaría la envidia de cualquier mediocre guionista de Siete vidas, asentados sobre una ligera excusa argumental que, sin embargo, se amolda perfectamente al espíritu del film.

Que aprendan los listos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

aLMuDeNa -

Después de mucho buscar por fin encuentro una crítica acertada de esta película! Me parece una de las mejores pelicular hechas hasta hoy de humor.La he visto siete veces y me se los diálogos de memoria! enhorabuena por el blog. Almu.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres