Blogia
MIS OBSESIONES

El profesor Kaspovsky: ciencia y filosofía zen

A lo largo de la historia, una serie de personas desconocidas por la mayoría han alcanzado importantes éxitos para la humanidad. En el transcurso de los años sólo unos pocos llegan a conocer sus logros y a rendirles la admiración que merecen, y se transforman así en figuras de culto. Éste es, sin duda, el caso del profesor R. Kaspovsky.


Su rostro era una expresión evidente de los misterios que le consumían y que le hicieron idear revolucionarios teoremas.

Nacido en un pequeño pueblo de Moscú, en un año indeterminado de principios de los años 20, poco sabemos de su vida hasta 1941, cuando aprovecha la confusión de la 2.ª Guerra Mundial para huir a Estados Unidos. Allí pronto es reconocido como uno de los físicos más jóvenes y prometedores del momento. Uno de sus maestros fue Albert Einstein, a cuyos seminarios sobre física cuántica acudió. Precisamente, en una entrevista realizada algunos años más tarde, Einstein dirá lo siguiente sobre su joven discípulo:

"Recuerdo que, sin lugar a dudas, la mente más brillante de por entonces era la de Kaspovsky. Lo tenía todo: imaginación, conocimiento técnico y capacidad analítica. Desgraciadamente, la vida le llevó por ciertos caminos esotéricos que dieron al traste con sus habilidades." (1)

En 1945 entra a formar parte del equipo de elite del laboratio Nimus-A de Alabama, uno de los más famosos y avanzados en aquellos años, y dedicado a estudiar la estructura molecular de la materia en relación con la aeronáutica. Allí se especializará en formulaciones matemáticas. De hecho, a esta época pertenece la única fotografía que se conserva del científico, tomada a la salida del laboratorio. También se guarda el testimonio de uno de los encargados de mantenimiento:

"Aquel tipo... era realmente extraño (...) No había manera de entenderle cuando hablaba, y su actitud nocturna era sospechosa. Cada mañana despedía olor a bebida barata. Siempre me impresionó que alguien así fuera considerado uno de los talentos más importantes de su generación." (1)

En 1948, el Gobierno de Estados Unidos decide formar un equipo de veinte científicos, que será trasladado a las instalaciones aeronáuticas de Florida para ocuparse de las investigaciones más avanzadas relacionadas con la Nasa. El joven Kaspovsky es uno de los elegidos... Pero inexplicablemente, decide renunciar. Sin ningún motivo aparente emprende un viaje al Tibet, en el transcurso del cual se le da por desaparecido.

Siete años después, los altos cargos de la Nasa reciben con sorpresa a una persona que demuestra ser Kaspovsky. Le aceptan de nuevo como integrante de los laboratorios, y he aquí cuando empieza la época más fértil y revolucionaria del científico. Emprende una serie de investigaciones de marcado cariz personal, en las que une sus extraordinarios conocimientos matemáticos a la filosofía zen que, al parecer, estuvo asimilando en un monasterio budista del Tibet. Pronto es destituido de su cargo. El acta en el que se da cuenta de los motivos de su cese da buena cuenta de lo que le ocurría:

"No muestra ningún tipo de interés por ceñirse a la línea marcada desde el Gobierno para la experimentación y el avance del sector de la ciencia al que pertenece." (2)

Kaspovsky se recluye en su residencia de White Dive, en Ohio, y es aquí donde idea su fórmula más famosa e innovadora: el teorema para saber si alguien no conoce a su tío.


Los estudiantes de la Universidad de Yale destacan por su mentalidad abierta e impredecible. No en vano, llevan el sello de Kaspovsky.

En poco tiempo, su fórmula revoluciona conceptos e invade los artículos de las revistas científicas más serias del país. Se abren grandes controversias ya que, por primera vez, alguien había logrado unir la genética y la razón analítica en una perfecta y extraña simbiosis. A pesar de todo, la fórmula funciona y es aplicable en un sentido universal. He aquí lo que el doctor H. Badface escribe en sus memorias sobre aquella época:

"No había otro tema de conversación. Las ideas de Kaspovsky no eran matemática, ni ciencia, ni genética, sino todo a la vez, con una extraña composición formularia basada en el zen y en las enseñanzas del karma. Se convocaban reuniones para desglosar una y otra vez la fórmula, y siempre aparecía matices distintos que evidenciaban que la mente de aquel profesor estaba a años luz de la de cualquier persona ordinaria."

Su creciente fama le valió ser el artífice de los famosos tests de ingreso a la Universidad de Yale, que han configurado a generaciones de estudiantes revolucionarios. He aquí algunas de las preguntas del test, que son al mismo tiempo una mezcla de frialdad científica y filosofía profunda, más hai-kus que cuestiones de examen:

"Si siempre ganas, ¿ganas siempre?"
"¿De dónde no has salido?"

R. Kaspovsky volvió a desaparecer a mediados de los años sesenta en otro viaje al Tibet, pero al contrario que la primera vez, ya no regresó. No se tiene ninguna noticia del profesor desde entonces, aunque se ha especulado con un accidente, en una expedición que ascendía el Everest en la que él participaba, y también se ha hablado de una picadura mortal de serpiente e incluso de una reclusión perpetua en un monasterio zen. El profesor N. Prettyman, uno de sus más afamados discípulos, fue una de las pocas personas que lo trató antes de su último viaje:


N. Prettyman, el discípulo más avanzado de las doctrinas Kaspovskianas.

"Kaspovsky parecía perdido. Era muy difícil mantener una conversación con él, ya que respondía a cualquier pregunta con frases inconcretas y poéticas, al estilo de la tradición filosófica oriental. Había dejado de preocuparse por su aspecto y por mantener una vida ordenada. Daba la impresión de estar en crisis; quizá ya no creía en las bases de la tradición científica occidental." (3)

Desde aquí nos declaramos admiradores de todas las teorías del profesor Kaspovsky, y nos sumamos a la fascinación que despertaba su compleja y brillante personalidad.

(1) R. Goldhand, "50 years of Kaspovsky". Science (num. 322, may 2000).
(2) United States of America Acts, april 1958.
(3) VV.AA. "Encuentros con Kaspovsky". Monográfico de la revista Mundo científico. Junio de 1997.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Jordan 4 -

Happiness is beneficial for the body, but it is grief that develops the powers of the mind.

bofifa -

Vaya, creo que podría ser interesante aunque, como sabes, es un trabajo intenso y difícil intentar explicar de forma entendible los matices de las teorías y la complejidad del razonamiento. De todas formas lo intentaré, y si yo acabo contento con el resultado y tú tb, te lo paso.

M. Glasshead -

Hey, bofifa!

Tienes razón en que quizá debería haber hablado más de las revolucionarias teorías del profesor, pero me interesaba, en primer lugar, contextualizarlo, porque es uno de esos casos en que su vida es un reflejo de sus ideas.

De todas maneras, y dado que no me gusta explayarme en detalles científicos, no te gustaría a ti escribir un artículo al respecto? -o sea, más centrado en las teorías de Kaspovsky. Te lo pondría aquí colgado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

bofifa -

Me ha alegrado mucho que por fin hayas dedicado unas líneas a ese gran genio de nuestro tiempo como es el ilustre profesor Kaspovsky. No obstante, como crítica creo que te has regodeado demasiado en los aspectos personales de su vida, creo que hubiera sido de un gran interés para los lectores explanarte en la genialidad de sus principales y revolucionarias tesis, como el teorema que demuestra si una persona NO conoce a su tío... Aunque, por otra parte, es imposibe entender bien tales conceptos sin conocer el contexto de la vida del profesor. Me ha extrañado también que ni siquiera hayas mencionado la otra gran aportación al conocimiento humano del profesor, el SP (saqueo parcial).

M. Glasshead -

Por supuesto que es de verdad, jeje. Las preguntas del cuestionario de entrada a la universidad de Yale fueron ideadas por él, a petición del rector, W. Greenteeth, que fue admirador y amigo suyo. La principal novedad era que exigía a los aspirantes la misma dosis de racionalidad y de imaginación para superarlo.

son -

pero...¿esto.. es de verdad??qué preguntas hacía??????
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres