Blogia
MIS OBSESIONES

Consejos para un buen recopilatorio

Llevo grabando recopilaciones musicales para los demás desde los catorce años. Claro que por entonces me gustaban cosas tan selectas como Emerson, Lake & Palmer, Mike Olfield, The Alan Parsons Project o incluso el mismo Serrat. Con el paso del tiempo he ido definiéndome en lo que respecta a las características que para mí debe tener un buen recopilatorio. Y he resumido todos los puntos que creo que son imprescindibles en una especie de decálogo. Ojo, no pretendo que esto sea un dogma. Sólo quiero mostrar las conclusiones a las que he ido llegando desde mi propia perspectiva.


Otro adolescente fanático de Mike Olfield.

1- Un recopilatorio debe ser necesariamente una grabación que se hace para otra persona. No tiene sentido que las grabemos para nosotros mismos. No creo en la mística de un recopilatorio que se proclama en novelas como Alta fidelidad, eso de que "es algo muy especial que regalas a otra persona para que te entienda", etc. Dejemos ese tipo de frases para Paulo Coelho. Por el contrario, considero que un recopilatorio es una pequeña artesanía, una especie de bandeja con una selección de manjares, por decirlo de algún modo. Algo perfectamente calculado. Nunca podremos hacernos entender por las canciones puesto que para cada persona significarán algo distinto.

2- Tomando en cuenta la regla anterior, debemos tener muy presente que el sujeto protagonista es la persona a la que entregaremos el recopilatorio, y no nosotros. Así que tenemos que conocer sus gustos aunque sólo sea ligeramente. Por mucho que nos esforcemos, a un fan de los Chunguitos nunca le gustará un recopilatorio de lo mejor del rock siniestro. Hay que ajustar las canciones a la persona que las va escuchar.


Soy experto en recopilatorios. Con ellos puedo enamorar a cualquier chica.

3- Nunca tenemos que traicionarnos. No debemos olvidar que quien elige las canciones somos nosotros. Sería un error grabar a alguien un recopilatorio de música que no nos gusta. Lo haremos mal, no disfrutaremos y ese CD no tendrá nada de nosotros en su interior. Es importante que encontremos el equilibrio perfecto entre la persona que va a escuchar lo que grabamos y nosotros mismos. Una buena señal es que nos guste escuchar lo que hemos grabado.

4- Hay que usar el sentido común. Si queremos mostrarle el mundo de la música electrónica a una persona que no tiene demasiada idea sobre el asunto, y no queremos que nuestro CD acabe perdido, rayado y lleno de polvo debajo de una estantería, tenemos que optar por lo más accesible, sin que eso quiera decir lo más comercial. Por ejemplo, elegir a Kraftwerk en lugar de a Neu es una buena manera de lanzar un cebo dulce y de calidad al que una persona que desconozca ese estilo pueda agarrarse e interesarse para luego buscar otras cosas. Otro ejemplo: si queremos hacer un recopilatorio de rock para una persona hasta entonces afín a los 40, una buena manera es elegir el glam-rock (T. Rex, David Bowie, The Sweet, etc.), lleno de canciones pegadizas, energéticas e infecciosas -que precisamente por este motivo abundan en los anuncios televisivos- sin que se resienta su calidad.


Uh... ¿Seguro que si leo este decálogo ligaré más?

5- Es necesario guardar la coherencia temporal. Provocaremos un bajón considerable a quien nos escuche si, por ejemplo, empezamos con una canción de los Beatles, para luego seguir con una explosión guitarrera de Sonic Youth y acabar con alguna canción de blues del negro Robert Johnson. Obviamente, esto no tiene ni pies ni cabeza y nuestras recopilaciones termirarán por ser poco cuidadas y odiosas. Un buen consejo es circunscribirse a una década en concreto, pero nunca mucho más, porque las técnicas de grabación también suelen ser distintas y se nota mucho el cambio ya no sólo de estilo, sino también de sonido.

6- Tan importante como la coherencia temporal es la coherencia de estilo. Sin embargo, dentro de esta cohesión sí que es posible cierta variedad, siempre y cuando no sea demasiado disonante. Es decir, claramente una canción de jazz junto a una de punk no pinta nada y quedaremos como unos cutres. Sin embargo, el punk sí que pega con el pop. O por ejemplo, el rock admite que se incluya también alguna canción de country-rock o incluso de reggae. Debemos ser lo suficientemente intuitivos como para reconocer qué canciones pegan, pero nunca lo bastante descuidados como para que nos dé igual mezclar cualquier estilo.

7- Personalmente, creo que es mejor un recopilatorio de canciones preferiblemente cortas, que no pasen de los tres minutos. Desde siempre he creído que todo lo que tenga que decir una canción lo puede hacer -y le sobra- en esa cifra mágica que ha sido respetada por la mayoría de las mejores canciones que se han escrito jamás. Cuanto más breve sea una canción, más impacto causará en nuestro oyente y, sobre todo, menos tentaciones tendrá de saltarla y pasar a la siguiente si se encuentra con algo que le sorprende demasiado o a lo que está muy poco habituado. Y cuantas más canciones tenga nuestro recopilatorio, más jugoso será y podremos añadirle muchos más matices. Un recopilatorio que termina demasiado pronto puede ser señal de que no conocemos muchas canciones.


¡Hey! Deberías incluir alguna de mis canciones en tus recopilatorios. Verás, te cantaré una de ellas.

8- Nunca poner más de una canción de un solo grupo. Esto es una norma básica y esencial. No hay nada más patético que las típicas recopilaciones donde se nota que el tipo en cuestión tiene toda la discografía de un grupo que le gusta mucho y luego sólo dos o tres discos más. Queda de friquis y en ese caso lo mejor es invertir el tiempo en, por ejemplo, visionar los videoclips completos del artista de nuestros amores. Pongo un caso particularmente monstruoso que pude ver en cierto foro en el que la gente recomendaba sus recopilatorios favoritos:

1. The Strokes. Last Nite
2. Los Planetas. Qué puedo hacer
3. The Strokes. Is This It
4. Muse. New Born
5. Los Planetas. Tómate esto
6. Muse. Plug In Baby
7. The Strokes. Hard To Explain
8. The Strokes. New York City Cops
9. Guns'N Roses. Right Door Next To Hell
10.The Strokes. Trying Your Luck
11.Radiohead. Karma Police

9- Una recomendación importante: no seamos obvios. Como buscadores de canciones, siempre preferiremos aquellas que han permanecido ocultas durante años, solapadas por la fama de otros temas. Elegiremos las canciones más refinadas y desconocidas que podamos, para que verdaderamente puedan considerarse un logro, un rescate desde lo más hondo del olvido. Así que no pondremos ninguna canción de Queen, ni otras como Imagine de John Lennon, Sultans of Swing de Dire Straits o cosas así. La elección de los temas es un arte, y un recopilatorio debe ser único: así que tampoco repetiremos canciones que ya hayamos usado en otras grabaciones. Siempre canciones distintas y una vez grabadas son historia, por mucho que nos gusten. Ahí reside el auténtico reto.


Pero si los Strokes molan... o eso dice Rockdelux, ¿no?

10- Y por último, quizá el punto más importante. Jamás debemos descuidar el ritmo de nuestro recopilatorio, y según creo, el hecho de que ahora podamos tener una visión completa de lo que hemos recopilado antes de grabarlo en un CD ayuda mucho a conseguirlo. Pep, en su grandísimo blog, nos dice en este artículo que "Grabar un recopilatorio a un amigo en CD, es lo más aséptico y frio que existe. Pinchas, arrastras y hasta que no grabas el resultado es poco más que intuitivo. Nada que ver con grabarlo en una cinta, donde vas escuchando lo que vas grabando e intuyendo en cada momento cual debe ser la siguiente canción a colocar (...) Haces algo realmente personal y es una de las formas más bonitas (de las pocas que sé) de decirle algo a alguien". Sin embargo, yo no estoy demasiado de acuerdo con esta afirmación, que bajo mi prisma peca de ser demasiado sentimentalista.

De todas maneras, y aunque seamos muy escrupulosos con nuestros recopilatorios, estoy convencido de que muy pocas veces la persona que los recibe se los toma en serio. Generalmente, si después de varios meses todavía no nos han dado su opinión sobre las canciones que les grabamos y les preguntamos, nos dirán: "No, aún no he tenido tiempo de escucharlo en serio" o "Sí, lo escuché el otro día mientras preparaba la comida, no está mal". Lamentablemente, es muy difícil encontrar a gente que comprenda la importancia que podemos llegar a darle al material que les hemos grabado con delicadeza y teniendo en cuenta todos los detalles. Por mi experiencia, podría decir que sólo una de cada diez veces que regalo un recopilatorio percibo un interés auténtico por parte de la otra persona y logro que durante una temporada sea su disco de cabecera. Pero aunque el porcentaje sea tan bajo, creo que en este sentido cualquier esfuerzo merece la pena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Matias -

Muy bueno en serio, coincido en muchas cosas y me ha servido en otras, gracias

nike shox saya -

Patience is most bitter, yet most sweet the fruit it birth

almu mandarina -

Ayyyy...por fín encuentro un sitio donde expliquen cómo hacer un buen recopilatorio. A mí me encanta hacer recopilatorios de música, aunque hasta ahora creo que sólo estoy satisfecha de uno o dos. Aún así, es algo que me tomo muy en serio, y que me lleva bastante tiempo y algunas veces un poco de cabreo xD.
Me surjen algunas dudas... algunas veces me gustaría hacer un recopilatorio a raiz de una cnación, pero al final solo encuentro 5 o 6 canciones que queden bien entre sí, y me parecen pocas canciones...¿sabrías decirme cúal es el mínimo y el máximo de canciones, para que no quede ni muy pesado ni muy corto? o... ¿es posible juntar varias canciones de distintas épocas y que queden bien entre sí? ...y una última...¿es mejor separar canciones meláncolicas y mas lentas de las mas alegres o rapidas, a pesar de que combinen bien entre si?
xDDD

ORIOL LLAVINA -

L'Oriol Llavina que esmentaves dies enrere i que deies que anava al teu institut, quin segon cognom tenia?

Civ -

Discrepo en lo de Alta Fidelidad (y me cago en Paulo Coelho), aparte de ser una peli muy entretenida, sí creo que un recop. puede ser "algo muy especial que regalas a otra persona". A mí al menos me pasó con una antigua amiga cuyas cassettes revelaban su estado de ánimo en cada momento.

engelson -

Para mi, el tio de la primera foto pertenece al subtipo “persona a la que le cabe su puño en la boca” (que feo por favor, que nadie le haga sonreir)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

arbitro -

Sabios consejos, Mr. Cabeza de Cristal. No vuelvo a grabar una puta recopilación en mi vida. Jajajajajaja.

Mr. Glasshead -

Engelson: tan sólo apuntar una cosa con respecto a la foto del primer tipo (el adolescente aficionado a Mike Olfield). En la página donde la encontré, el webmaster explicaba esto (traducido más o menos del inglés):

"Este puto feo era el novio de mi amiga. Puede verse que es una especie de mezcla de chimpancé, hipopótamo y hámster."

La gente es cruel.

Eska -

mmm Al menos los grupos del recopilatorio son buenos, claro que quizá un poco repetitivo.

Cunyatman -

Uff, cuantas horas grabando cintas, haciendo listas de canciones, preocupado de cual pondre a continuación de otra...

Da igual que sea clásica que de un estilo concreto, siempre es un reto...

Lástima que en el 90% de los casos acaben criando polvo...

engelson -

Bueno, lo que quería decir es:

Atraído –como un perro de Pavlov- nuevamente por las jetas que ilustran sabiamente este post, debo reconocer que antes (que tiempos) usaba la técnica pepsounds; sin embargo ahora uso el drag and drop de manera indiscriminada. A no ser que me pidan expresamente una recopilación a mi gusto, la mayor parte de cosas que me piden son marrones que me da hasta vergüenza grabar.

engelson -

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres