Blogia
MIS OBSESIONES

Una semana en Madrid

Cuando llegué al aeropuerto por la noche, mi amigo ya me estaba esperando. Antes de ir al piso que compartía con tres compañeros más, pasamos por una tienda y compramos tres botellas de vino. Nos las bebimos tranquilamente en el comedor mientras charlábamos. Lo mismo hicimos al día siguiente, sólo que fueron algunas botellas más, y lo complementamos con una copa en un bar de sudamericanos que estaba cerca de casa y al que mi amigo fue en zapatillas y con una mancha circular de vino en medio de la camiseta.
Aquellas noches solíamos ver algunos de los programas bizarros y películas porno que daban a esas horas en las cadenas madrileñas. Me llamó especialmente la atención Casino strip-poker, en el que un tipo juega al strip-poker contra prostitutas neumáticas que pierden invariablemente. Pero sin duda, la estrella fue una película porno que repetían cada noche, y que podía entreverse tras las letras de telechat que ocupaban media pantalla. En la escena en cuestión, una alumna trata de sobornar a sus dos profesores mediante favores sexuales. Lo más divertido era el lenguaje de los profesores, ridículamente intelectual: "Succiónale el prepucio"; "Me satisface cómo has derramado tu semen sobre esta joven furcia", y otras perlas por el estilo, de las cuales, sin duda, la mejor la soltaba uno de los profesores cuando en plena faena le preguntaba a su joven alumna:
-¿Colombia, capital? ¿Colombia, capital?
El tercer día conocí a Amanda, antigua compañera de piso de mi amigo. Era una chica hiperactiva que siempre quería ir de un lado a otro, que no dejaba de hablar de Canarias y su folklore, de donde venía, y a la que acompañamos por la tarde al Fitur, o Feria Internacional del Turismo. Abrigábamos alguna esperanza de que allí sirvieran bebida gratis, pero no, todo se reducía a la apasionante actividad de recoger folletos o calendarios en los mostradores o hacer una cola absurda para conseguir un minivaso de plástico con un típico zumo canario. Acabamos agotados de deambular entre los stands y de ver a todas esas personas contentas porque a cambio de una entrada que costaba 30 euros se llevaban a su casa una bolsa de plástico repleta de folletos y calendarios. A notros nos había colado Amanda, que disfrutaba con pasión de ese extraño inframundo.
Precisamente, aquel día, mientras nos dirigíamos en metro a un restaurante en el que reponernos de esa experiencia traumática, vimos a un grupo de chicas que también volvían de allí, con sus inconfundibles bolsas llenas de papeles sin valor, contentas por haber pasado la tarde de esa manera. Una de ellas sacó una postal de su bolsa, la enseñó a las demás y dijo:
-Mirad, en un mostrador sólo me han regalado esta postal, pero no me acuerdo de qué comunidad era. Ah sí, era de Barcelona.
A lo que otra dijo con una sonrisa que intentaba ser ingeniosa y mordaz:
-Claro, en Barcelona, cómo no.
Pasamos toda la noche tomando copas y al día siguiente desperté con la cabeza dentro de un armario, como si me hubieran atropellado. Estábamos muy cansados, así que aquel día, después de cenar, simplemente nos pusimos a ver la tele. La programación no era muy variada. En Telemadrid estaban casi siempre hablando de Cataluña, los catalanes y el estatuto, y lo mismo en el Canal Siete.
Al día siguiente volvimos a estar en forma. Cenamos y fuimos a tomar unas copas. Cuando cerraron, intentamos buscar otro sitio. Le preguntamos a un chico que cruzaba la calle y que iba acompañado de dos chicas, una de ellas, al parecer, su novia. Fue muy amable y nos indicó con claridad otro local. Le dimos las gracias y entonces, sin darme cuenta, me despedí con un "Adéu", que en Cataluña se usa siempre aunque hables en castellano con tu interlocutor. Como si hubiera manipulado un extraño resorte, aquel tipo se giró y dijo:
-¿Cómo que "adéu"? Adiós.
-No, adéu -le dijimos.
-Estáis en España.
-¿Qué más te da cómo nos despidamos?
-Esto es España y se dice "adiós".
-Se dice como te dé la gana decirlo. Viva Carod.
-¡Me cago en la puta Cataluña!
Después de que su novia lo apartara y se lo llevara de allí, seguimos caminando hasta encontrar un local muy del estilo Benidorm, es decir, discoteca hortera para gente mayor, pero un lunes por la noche no era cuestión de ser exigente. En la barra topamos con un borracho viejo trascendente que se puso a hablar con mi amigo. También conocimos a una pareja extraña, que consistía en una mujer algo mayor, con maneras de engendro, auténtica, pura voz de transexual que se retorcía en palabras que sonaban groseras y obscenas, y la chica que la acompañaba, mucho más joven y uniformada de lesbiana estándar, piercings y gorra incluida. Las dos parecían muy nerviosas, especialmente la joven, que hablaba a ráfagas, mirando de un lado a otro, cambiando de tema y de persona a cada frase. En un momento dado se me acercó.
-¿Qué haces ahí solo?
-Me aburro.
-¿Por qué?
-Mi amigo no para de hablar con ese borracho y al tipo de enfrente ni siquiera se le entiende.
Entonces me ignoró absolutamente, se giró, habló con otro tipo, volvió a girarse, me dirigió otra vez la palabra.
-¿Estás bien?
-Sí, claro.
-¿Por qué no te vas? ¿Qué haces ahí?
-Espero a mi amigo.
-¿Por qué no vienes con nosotras?
-Me ponéis de los nervios porque no se puede hablar con vosotras de manera fluida.
Se giró, habló otra vez con el tipo de antes, bailó un poco, habló con su amiga, vino a mí de nuevo. Pero esta vez le pregunté yo:
-Oye, ¿esa tía y tú sois pareja?
Tuerce el rostro. Se pone a la defensiva.
-¿Y a ti, te gusta tu amigo? ¿Tú eres gay?
-No.
-Ah, ¿y por qué preguntas tanto? ¿Es esto un interrogatorio?
-Curiosidad.
-Pues mira, a mí me gustan las persona, ¿vale? ¿Pasa algo?
-Para nada.
Me di la vuelta. No podía más. Busqué a mi amigo, que seguía debatiendo con el borracho filosófico. Iba a decirle que nos fuéramos, pero entonces me abordó directamente la compañera de la joven lesbiana, que vino hacia mí como una especie de misil velludo y contrahecho.
-¿Por qué vas diciendo que ella y yo somos pareja, eh?
-¿Pero qué coño dices?
-¿Eres tu gay, eh? ¿Eres tu gay? Yo creo que lo eres.
-Me alegro.
-Eres un maricón y un impotente. ¿Pero de qué vas? ¿Me vas de intelectual? ¡Tienes una lengua... viperina! ¡Catalán de mierda!
Mientras me decía esto no pude evitar reírme pegado a la barra. Al final, entre la camarera y su ¿novia? se la llevaron de allí. Agarré a mi amigo de un brazo y nos fuimos. Eran casi las ocho de la mañana.
Al día siguiente, por la noche, vimos un debate político en Telemadrid en el que de los ocho invitados, siete opinaban que es una vergüenza que Moratinos hubiese recibido a Carod Rovira como responsable de exteriores de Cataluña. Después, Fernando Sánchez Dragó, al que se me hace muy raro verlo en un programa que maneja una cierta estética de actualidad, se preguntaba sobre la inconstitucionalidad del Estatuto catalán y presentaba una encuesta hecha en la calle en la que casi todo el mundo opinaba que el Estatuto era una provocación de Cataluña que generaba mucho malestar y que probablemente no era democrático ni español.
Nos acabamos una botella y abrimos otra.
-Glasshead, voy a recoger esto -me dijo mi amigo. Por su mirada de compromiso, parecía que iba a realizar un trabajo importante, así que decidí ayudarlo. Cogí la botella vacía para llevarla a la cocina.
-Ah, no te preocupes. No me refería a eso. En realidad sólo iba a poner el cenicero encima de la mesa.
La semana había pasado casi sin darme cuenta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

adrian -

ME CAGO EN LOS HIJOS DE PUTA DE LOS MADRILEÑOS , ME DAIS ASCO CHULOS DE MIERDA

javier -

Bueno soy de Madrid, me hace gracia todos vuestros comentarios ... Deciros que aquí no se le come la cabeza a nadie con el tema del catalanismo, y eso de que el canal 7 es de máxima audiencia se nota que de Madrid no sois claro. Telemadrid lo lleva el grupo predominante osea el PP, igual que en Cataluña pasará lo mismo ... es de cajón. Yo no tengo nada en contra de Cataluña, pero esa idea del odio a Cataluña ... es un poco falsa, os aseguro que vuestros partidos políticos buscan mucho mas el odio que los nuestros, estoy mas que seguro ...
Un detalle que me he dado cuenta con los catalanes es que teneis una falta de respeto inmensa a la hora de hablar ... el tema de hablar catalán delante de una persona que no sabe el idioma, es como si yo supiera portugues y español y de repente me viene un español mas y le empiezo a hablar en portugues ...
Y la idea que se tiene de que los madrileños nos quedamos con el dinero de el resto de España un poco falsa igual. Solo decir que las obras de la M-30 las va a pagar Madrid en una deuda de mas de 30 años ... y nadie mas va a poner basta, lo que pasa que por "x" o por "y" Madrid es bastante sontenible y puede permitirse el lujo de hacerlo. Pienso que la unidad de España es importante pero si existe alguien que se quiere separar me parece muy bien, pero que lo hagan ya!. Os aseguro que muchas de las empresas que haya en Cataluña no les gustará nada la idea, es como si Madrid se separara de España ... sería inconcebible, muchas empresas se largarían en Cataluña pasaría lo mismo. Me parece muy bien sentirse de uno de su propia tierra, yo me siento madrileño por que vivo aquí, me parece muy bien que defendais vuestro idioma a muerte y vuestra región. Cierto es que en Cataluña hay muchas industria, fue una de las que mejor siguieron en España la industrialización, junto al País Vasco y en industria textil igualmente. Pero de verdad os lo digo, si tanto asco teneis a la nación española separaros de una vez, por que en este rifirrafe de si y no estamos saliendo a perder todos, Y la tonteria de una semana en Madrid ... es un poco gilipollez, es una experiencia personal con unos prejuicios de antemano. Yo he ido una semana a Barcelona y lo he descubierto con mis propios ojos, aunque si que me he dado cuenta que muchas cosas que se dicen son falsas y otras verdad. En cuanto a ciudad limpia no lo tengo muy claro, ciudad bella por supuesto y casi mas que Madrid (a mi parecer), ciudad europea y moderna para nada, París es cosmopolita, Londres ... pero comparar Barcelona con ciudad moderna? donde? Gaudí puede ser, y el entramado del barrio de la diagonal Eixample (o como se escriba), pero el resto es igual que cualquier capital de provincia española, por cierto Bilbao si me parece muchisimo mas europeo que Barcelona.
Bueno todo esto es una opinión personal al igual que habeis hecho de Madrid. Y os aseguro que aquí nos la suda el tema del catalanismo y demás, aquí no os necesitamos para nada, y si vosotros aportais mucho a España ... nostros aportamos el doble que vosotros y no alardeamos de ello. Por que recuerdo que las empresas mas importantes del país ( a grandes rasgos) estan aquí os guste o no. Prueba de ello lo teneis en el alquiler de oficinas, en Madrid se han hecho 4 torres de 250 metros ya estan practicamente ocupadas todas, en Barcelona el "polla" lleva 1 año abierta y todavía no esta alquilada en su totalidad ...
Pero si lo que quereis es ser capital de un país, siento mucho decirlo pero la capital es esta, y si lo que quereis es separaros os aseguro que nunca lo hareis. No por que haya gente que no quiera si no por que dudo que muchas multinacionales estan a favor de ello, y os recuerdo que quien manda en un país no son los cuatro politicos de mierda que hay, si no las grandes empresas.

lorena -

el articulo una semana en madrid es muy interesante te pone a pensar, pero no muestra el autor o es una realidad eso me intriga jaja solo digo no, ojala le sirva a los que lo leen como a mi para realizar un trabajo de investigación.

Rutenman -

¿Inteletuá qué e? ¿una golozina? No, yo personalmente no me incluyo en ese grupo de bloggers. Para empezar porque ni me creo intelectual, ni lo quiero ser, la verdad es que me aburre bastante ese rollo, no sé, prefiero invertir el tiempo en otras cosas, como por ejemplo "follar" -eso que según tú no hacemos-. Además, como dirían Les Luthiers: "Lo importante no es saber, es tener el teléfono del que sabe".
Aquí hay de todo, Bofifa, como en todos lados. Ahora, es verdad que mucha gente se camufla en Internet para olvidarse de sus miserias y hacernos creer a los demás que son alguien, yendo de "algo", cuando en el fondo son unos incompetentes y acomplejados. Pero no es muy difícil pillarlos.
Un saludo.

bofifa -

Por cierto, los bloggers me parecéis lo peor del mundo. Sois unos putos inadaptados que deseais aceptación social y normalmente soléis ser tan feos que no la conseguís en el mundo real, o decís unas chorradas tan grandes que nadie aguantaría más de dos segundos en una conversación. Sólo queréis comeros las pollas mútuamente e ir de intelectuales independientes y marginados. Sois la misma mierda que yo y los demás. Follad más y dejáos de gilipolleces

Mr. Glasshead -

Antes de nada quiero dejar claro que en el artículo no quiero decir que todos los madrileños sean así, para nada, como dice Bofifa el tío del "Adéu" era andaluz, de Málaga concretamente (me gustaría saber qué hubiera pensado al conocer que un contingente importante de mi pueblo es de procedencia malagueña). De todas maneras, me gustaría saber qué piensas de aquello que me dijiste de que la gente de fuera de Cataluña que conociste en Londres enseguida ponían en marcha el chip anticatalanista. Lo del friki lo cuento porque me lo dijiste tú, no lo conocí demasiado pero de todos modos tampoco veo demasiada acertada su definición, ya que sigue suponiendo que negociar consiste en actuar bajo determinado tipo de coacción que puede implicar "claudicación".

En cuanto a lo de los amigos, no estoy de acuerdo contigo, yo pienso como Monik, creo que los acabas escogiendo, no veo que pensar eso sea sentimentalista ni tenga nada de frase hecha. Entiendo todo lo que dices y de hecho comprendí por qué Amanda era tu amiga a pesar de todo lo que os separa, pero debes reconocer que al final siempre tiene más importancia la voluntad de seguir viendo a esa persona, de saber de ella más allá de esas contingencias personales por las que os habéis conocido. Te pongo el ejemplo del caso que los dos conocemos, para quien la amistad significa lo mismo que leer una revista o jugar a un videojuego, la amistad con él consiste en que la mantengas tú, llega un punto en que yo por ejemplo me he cansado y decido no saber nada de él, así como en otro tiempo sí que me esforzaba. En este sentido todo es pura elección, aunque sea a partir de unas vivencias comunes por las que sientes especial cariño. Eso depende de cada uno.

Civ, estoy completamente de acuerdo con tu media, más allá de cualquier tipo de diferenciación el problema básico es que casi todo el mundo es gilipollas.

Monik -

Bofifa, ok lo que tu digas.
Ciao.

Civ -

Uno de mis nuevos compañeros de trabajo es catalán y siempre estamos de cachondeo con lo de el anticatalanismo. Al final, como siempre, todo depende de las personas, y lo de decir que los madrileños somos tal o los catalanes son pascual no suele valer para nada. Yo sólo creo en una generalización, el 99% de la gente es gilipollas (y, por supuesto, yo pertenezco al 1% restante)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Bofifa -

Eso de que los amigos los escoges tú me parece una chorrada sentimentalista. Muchas veces lo hace la situación, la casualidad y la necesidad. Y otras, las mejores, es como si toda la gente se dividiera en subconjuntos de afinidad. Cuando vas conociendo a alguien y te das cuenta de que formáis parte de ese subconjunto, no hay selección, no es una decisión a tomar, todo fluye por sí mismo en una conexión mútua. En ese sentido, a mí me parece que vienen igual de serie que la familia. Lo único que tiene la familia es que no puedes renunciar a ellos ni mandarlos a la mierda por muy diferentes que sean de ti, aunque eso pasa también con algunos amigos, con los cuales has compartido muchas cosas (como con la convivencia), te han ayudado muchas veces, y aunque sean muy diferentes, ese pasado en común y esos recuerdos pueden fomentar una amistad sincera y cariño, aunque no se congenie mucho. Quizá por eso precisamente, Glasshead, entiendas por qué le tengo mucho cariño a Amanda, es como un híbrido entre amiga y familia.

Respecto a los putos madrileños, en mi experiencia personal, creo que los medios de comunicación están muy influenciados por el partido dominante, nada más. Sin embargo, la gente de Madrid que me he encontrado dentro y fuera de España me ha parecido majísima y, de hecho, más abiertos que la media catalana. Aparte, la gente de la calle, cuando preguntas una dirección o algo, son muy amables, me da que mucho más que en Barcelona. De hecho, puntualizo que el chico que nos gritó puta Cataluña, aparte de que salía de fiesta con dos tías con una camiseta cutre de la selección española (la blanca con franjas de la bandera española en el cuello y en las mangas) me pareció que tenía un marcado acento andaluz.
Sobre mis compis de piso, Michele (que llegó a España hace medio año), siempre me dice que le chocó mucho al llegar aquí cuando había alguna manifestación antiterrorismo o de cualquier tipo promocionada por el PP, que se veían pancartas rezando "11M: El PSOE miente y manipula", cuando él tenía el concepto de que fue el PP quien lo hizo, lo cual me parece muy interesante al ser una opinión de alguien de fuera de España. En cuanto al friki, no te creas que es tan pasivo, un día hablamos sobre terrorismo y me decía que no entendía por qué se generaba tanto revuelo y odio por el hecho de que partidos se reunieran con ETA. Él lo ejemplificó con algo sencillo: el caso de si alguien te quiere robar y le pone un cuchillo en el cuello a tu novia. Evidentemente, no es tan sencillo, pero creo que lo quería decir es que una cosa es hablar, pero eso no implica necesariamente negociar, y menos, como la gente flipo que relaciona, "claudicar" o acceder a las condiciones de ETA.
Por último, adoro Madrid por su cultura de las cañas y el tapeo a cualquier hora del día y cualquier día de la semana, Barcelona no es comparable a eso.

Monik -

Mr. glasshead, es normal que te parezcan tus amigos los mejores del mundo y los mios para mí, ya que somos nosotros mismos los que lo escogemos, no como la familia que son los que te vienen de serie y te tienes que aguantar.
Saludos!

Mr. Glasshead -

Bofifa: ya me acuerdo cuando me comentaste lo de aquel programa de Canal 7, es una lástima que no nos diese tiempo a verlo porque podría haber sido muy divertido. Por cierto, me quedé con las ganas de preguntarle a tu compañero italiano su visión del asunto. Al friki ya no lo hice porque percibí su tendencia a no mojarse, como me habías explicado.

Lucinda: la verdad es que tienes razón en que no fuimos por bares demasiado recomendables, de hecho fue algo bastante aleatorio. Pero un día salimos por una zona que creo que es más clásica, Malasaña, y no tuvimos ninguna anécdota de este tipo. Obviamente, no dudo en absoluto de que contigo, tus amigos o gente informada sobre el tema no hubiera habido ningún problema al respecto.

Lo del Fitur fue una desgracia absoluta, una tortura lenta y dolorosa, estuvimos dos horas pero parecieron dos siglos.

Mr. Glasshead -

Monik: la verdad es que tal y como está contado no parecen grandes planes, la suerte es que en compañía de mi amigo todo se hace bastante divertido y digerible y observamos todo lo que sucede con cierto interés antropológico. Lo del odio hacia lo catalán sí que lo observé bastante, pero como tú dices venía de gente bastante ignorante y desinformada a la que es mejor no hacer demasiado caso. Los compañeros de piso de mi amigo eran una delicia. Un abrazo ;-)

Rutenman: lo de aquel tipo fue el colmo de lo surrealista, pasó de la amabilidad más absoluta a la chulería más patética en apenas unos segundos, sentí una gran sorpresa y lo de Carod lo dije porque era imposible tomarse en serio todas aquellas chorradas. Por lo que pude ver, Telemadrid y Canal Siete (que son canales de ámbito público) destilan anticatalanismo a raudales a tiempo completo, y eso que mi amigo me dice que me perdí algunos de los programas más sustanciosos.

Lucinda -

Pues te aseguro que si te hubieras venido con mi troupe de amigos, esto no te habría ocurrido. Bueno, lo de el porno infumable y los bares chungos puede que sí, pero tranquilo, porque tenemos buen feeling con los catalanes... ¡Viva Cataluña, coño!

La verdad, siento que te hayas llevado una impresión tan negativa de mi ciudad. La próxima vez, hazte un recorrido más clásico y huye de los baretos. ¿A dónde te llevaron?

Y Fitur es de la misma pasta que ARCO: Pelas en la entrada, y luego mucho folletito. Y de arte, mejor ni hablemos...

Bofifa -

Ayer dieron en Canal 7tv, la cadena local con más audiencia de Madrid, según una madrileña que conocimos, por encima incluso de Tele Madrid, el siguiente apunte, dentro del espacio periodístico objetivo y de crítica constructiva "La opinión de Canal 7":
"ANIVERSARIO PARA RECORDAR:
Hoy hace 1025 días que los españoles tenemos la desgracia de ser gobernados por Jose Luís Rodríguez Zapatero".
Fin. O sea, no sigue más, la "noticia o comentario" acaba ahí. Pero lo más sorprendente que me pareció es considerar como título "ANIVERSARIO". Al parecer, la primera versión del artículo, antes del filtro necesario de los redactores del periodismo independiente, rezaba: "Los socialistas son el Diablo, y Carod un terrorista que debería morir sufriendo mucho".
Se trata de un gran espacio informativo que recomiendo a todo el mundo.

Rutenman -

Jaja, me he partido con el diálogo del "Adéu" y "Viva Carod". Yo es que con el tema del anticatalanismo no puedo y además me cansa, como me cansa tener que vivir en un país que después de 30 años apenas da señales de haber evolucionado culturalmente y donde uno de los dos principales partidos políticos dedican su tiempo a potenciar aún más el odio hacia los catalanes.
Es cierto que además hay una especie de saturación en los medios de comunicación de este país donde parece que los únicos temas a tratar de un tiempo a esta parte son el Estatut, en muchas casos tratado como símbolo de provocación de Cataluña hacia el resto de España, y el País Vasco. Obviando los autenticos problemas de los ciudadanos.

Vamos, que con este panorama no me extraña ni mucho menos que se genere ese odio desmedido hacia nosotros.
Muy buen post como de costumbre Mr. Glasshead, y saludos.

Monik -

Entre las pelis porno, buscar folletos, las lesbianas del bar... ¡vaya planazo! Como no me llamastes para ir yo también!( Es broma, jeje)
Y sobre lo de el "odio" que genera "Catalunya" en el resto de España, es asombroso. Ni que todos los catalanes fuéramos unos hijos de....¡Vaya tela! ¿Y yo que seré para ellos? Nacida en San sebastián , y criada en Barcelona, seguro que soy lo peor... Bueno la gente inculta y franquista es lo que tienen, pero mejor pasar de estos y no ponerse a su altura.

Abrazos :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres