Blogia
MIS OBSESIONES

Casualidades. El destino

Principios de octubre. Estoy con una chica, a las tantas de la madrugada, en una de las habitaciones del piso de mi abuela. Nos besamos, tumbados encima de la cama. De repente tengo con ella una de las conversaciones más extrañas de toda mi vida:
-Dime la verdad -me pregunta. Hoy has querido quedar conmigo para follarme.
-¿Y eso lo pensabas antes de venir?
-Sí.
-¿Pues entonces qué haces aquí?
Se calla. Nos seguimos besando. De repente dice:
-Un momento. ¿Qué quieres hacer ahora?
-Follarte.
-Pues hazlo.
Nos desnudamos. Me levanto para apagar la luz de la habitación. De fondo, se oyen los penetrantes e insistentes ronquidos de mi abuela durmiendo.
-¡Espera! No apagues la luz, por favor -dice ella.
-¿Cómo?
-No la apagues. Es que con todo a oscuras pienso en espíritus y fantasmas y no lo paso bien.
Me tiendo sobre ella con la luz encendida. A mis primeras acometidas, ella responde chillando:
-¡SÍ! ¡SÍ! ¡ASÍ! ¡ASÍ! ¡ASÍ!
Y no baja el tono de su pasión hasta media hora después. Mientras tanto, me siento perdido entre sus gritos, los ronquidos de mi abuela y los espectaculares sonidos de ventosa que nacen en su entrepierna, a modo de estrafalaria banda sonora. No hay pestillo en la puerta, así que me preocupa todo el rato la posibilidad de que mi abuela despierte por los gritos, venga al cuarto y nos encuentre en pleno trabajo y con todo detalle bajo la luz de la lámpara.


En ocasiones oigo ventosas...

Mediados de abril. Estoy por la tarde en el centro de Barcelona, paseando con mi actual pareja. Decidimos entrar a merendar en el Pans & Company de Plaza Urquinaona. Antes de pedir en el mostrador, veo frente a mí un rostro que me resulta familiar. Es la chica que, meses atrás, compartió conmigo la habitación de mi abuela. Ella no se da cuenta de mi presencia, o lo disimula muy bien. Está con su madre. Paga y sube las escaleras hacia el segundo piso, donde hay varios cómodos sofás. Justo el lugar donde mi chica quiere ir.
Mientras pedimos, pienso sobre lo que puedo hacer. Decido subir las escaleras primero, para realizar así una rápida mirada estratégica y sentarme con ella lejos de donde se encuentre la otra chica. Al llegar arriba, veo que ella y su madre están en la zona de los sofás. Miro despistadamente hacia unas mesas del fondo y, señalando con el dedo, digo:
-Podemos ir allí.
Empiezo a caminar con decisión hacia mi objetivo, sin apartar la vista hacia el lado donde está mi antigua partenaire. Pero he aquí que escucho la voz de mi pareja detrás de mi espalda, que me dice:
-Espera, podemos sentarnos en estos sofás.
Me giro, y veo que señala los que están al lado de la persona de la que más lejos quiero estar en ese momento. Aunque me suben los colores al rostro, decido actuar con naturalidad. Al pasar a su lado, le digo, haciéndome el sorprendido:
-Vaya, menuda casualidad.
-Sí -responde ella.
-Eh, merendando, ¿no?
-Sí.
-Hum. Bueno, que vaya bien.
-Adiós.
No meriendo tranquilo hasta que ella y su madre se van. Y entonces comienzo a pensar en las casualidades. Generalmente no creo en nada, pero en momentos como éste es cuando me alinearía junto a los que piensan que existe una fuerza ordenadora y precisa que da sentido a las cosas y que hace que todo suceda por un motivo. Sólo que yo no la veo como un ente abstracto, perfecto y luminoso que actúa omnipotente en el transcurso de los siglos. Sino como un personaje con un retorcido sentido del humor que disfruta generando situaciones propias de cualquiera de las joyas de Ben Stiller.

Por otro lado, hay una canción con la que me identifico en estos días: "Jealousy", de Poppees. No me gustaría perder a quien quiero por mi culpa y por mis inseguridades. Sobre todo cuando ella no deja de demostrarme tantas cosas día tras día.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

CHUKY -

BUENO PUES EOS ES ALGO MUY TONTO PARECE INVENTADO BASURA INEVNTA ALGO MEJOR HIJO DE PUTA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

M. Glasshead -

Hey! Vaya, pues gracias. Por cierto, tu blog tiene buena pinta.

vergonzoso -

jajaja. me ha gustado este post. Me encantan esas casualidades, y el pensamiento friki de la tia. Me ha recordado la peli de makinavaja , la farmaceutica...
¿¿Me va a violar????
jajaja. saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres