Blogia
MIS OBSESIONES

El blog de Borjamari

Ya hace tiempo que no escribo ningún post sobre crítica de otro blog. Y éste tampoco lo es, sino que se trata de una explicación de los motivos que me han llevado a abandonarlas casi por completo. Pauli me mostró el blog de Borjamari no hace demasiado. Su aparición se remonta al 2003, tiene mucho éxito y sus críticas levantan ampollas en cuanto aparecen.

Cuando empecé a escribir críticas, no sabía que existía otro blog que estaba centrado en ellas. Me parecía un campo inusual y excitante. De hecho, los posts de crítica siempre han sido los que más discordia y expectación han despertado. Parte importante del espectáculo era la reacción de los autores y lectores de los blogs cuando leían lo que había escrito sobre sus bitácoras. Era divertido, pero ya no lo hago. En primer lugar, me interesaba centrar el blog en otro tipo de cuestiones que poco a poco han ido absorbiendo su temática. Y por otro lado, no tenía material para hacer buenas críticas.


"Y este Borjamari... ¿es como los críticos de La Butaca escribiendo sobre las películas de humor norteamericanas?"



Mi objetivo no era dejar por los suelos a nadie. Disfrutaba encontrando un blog que contuviese algo que lo hiciera especial en el sentido negativo, y señalándolo desde mi manera de ver las cosas. Desde la última crítica, he sido incapaz de topar con otra bitácora que suscite en mí las emociones de las anteriores. No me motiva destrozar el blog de un quinceañero más interesado por el último capítulo de Aquí no hay quien viva que por la filosofía de Hegel. Ni el de un abuelo que hace su blog como puede y que lo utiliza para hablar de cosas como a qué temperatura tiene que estar el agua con la que se riegan las plantas. Así son la mayoría de los blogs, pero me parece estupendo y enriquecedor para quien decide llevarlo a cabo. A mí no me sirven.

Sin embargo, a los artífices de Borjamari, sí. Con un estilo un tanto farragoso y cargante -más o menos el que utilizan algunos de los articulistas de Mondo Brutto para hacerse los ingeniosos-, y unas frases que suelen ocupar todo un párrafo, se dedican a lapidar ese tipo de blogs mediocres con unas críticas que han acabado siendo repetitivas, ya que los blogs "malos" se reducen a los de "adolescentes empalagosos", "poetisas futiles" y... poco más. Al menos están obteniendo un provecho económico del asunto, en forma de banners. Tienen material para rato, pero al final todo acaba siendo una especie de insulto por el insulto sin ningún tipo de gracia, sin que haya nada realmente digno de mención (lo cual queda acentuado por la inexistencia de una herramienta de búsqueda que permita encontrar, entre el alud de blogs, la opinión sobre alguno en concreto).


"La dialéctica racionalista occidental empleada en el blog de Borjamari tiene su raíz en los antiguos sacerdotes de Mesopotamia..."



Y entre crítica y crítica, parece que la vanidad acaba haciendo su aparición, porque en Borjamari siempre han sido muy frecuentes los posts dedicados a hablar de sí mismos. Así que el seguidor de este blog normalmente estará acostumbrado a leer párrafos de una ironía tan fina como ésta:

"Por mucho que se escude en 'opiniones personales' [este blog] no puede evitar que éstas sean poco verosímiles, además, su selección de bitácoras deja mucho que desear, reduciéndose la mayoría de las veces, sólo a machacar sin piedad y de una manera estrafalaria las que aspira a intentar reseñar."

En este tipo de frases queda patente una aburrida vanidad, cargada de pedantería, que es el vivo reflejo del blog. O algo así como "reflexionamos sobre nosotros mismos irónicamente para dejar claro que somos la leche y unos críticos superácidos".

Os invito a que leáis tres posts seguidos y acabéis aburridos antes de terminar el segundo. Por otro lado, Borjamari está plagado de curiosas contradicciones. He aquí lo que se dice en uno de sus tan escasos artículos de autorreflexión:

"En ningún momento, ni bajo ningún concepto, está en la intención de quien escribe, insultar, calumniar, ni ofender a nadie, sino simplemente expresar una opinión sobre algo que está expuesto, de una forma pública, a los demás."

Sin embargo, es curioso leer, después de este párrafo, otro como el siguiente, dedicado a uno de esos blogs de adolescentes de los que tanto les gusta hablar:

"Por lo menos hay que reconocerle mucho valor para publicar sus fotografías de forma reincidente teniendo una cara como esa sin ningún complejo. Di que sí chaval que todo el mundo debe de tener su público, por mucha belleza rara que le toque a uno."


"¿Quién es Borjamari? ¿Un comunista? ¿Es especialista en Gustavo Bueno?"



Sólo queda añadir que de vez en cuando sí que hace críticas positivas, pero pecan de lo mismo que las negativas: la reiteración. Normalmente, para Borjamari son buenos los blogs que hablan de ciencia con seriedad y conocimiento o los que tienen un carácter más literario pero hacen uso de un estilo "sencillo, con el que se remarcan profundamente las verdades de la vida".

A su favor puede decirse que su conocimiento del medio es innegable, lo que a veces queda plasmado en posts que contienen informaciones interesantes. Pero esto, en mi opinión, no compensa el resto del blog -que, por cierto, tampoco admite comentarios de los lectores: una lástima, porque entonces sí que valdría la pena visitarlo. Para mí, la mayor valía de Borjamari consiste en que me demuestra perfectamente lo que no quiero que este blog llegue a ser.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

fmop -

Estoy de acuerdo con tu comentario, pero añadiría algún aspecto más al tema que me llama la antención.

Por un lado el hecho del anonimato, para mi, no habla muy bien de quien se presta a hacer crítica. Detrás de una crítica debe existir un responsable. Y por otro que, respaldados por el engreimiento de su éxito, otorgan el calificativo de bueno a la bitácora de una amiga suya que lleva dos o tres 'post' para que esta se deshaga en elogios hacia este 'blog'.

Civ -

O dicho de otra forma, un coñazo, eso me ha parecido el blog de Borjamari. Un estilo cargante (más que cargado) que quizá intente imitar al de Mondo Brutto, pero es que yo al menos con MB me río cada dos o tres párrafos y este tipo no tiene gracia ni interés. A mí se suena al típico listillo de vuelta de todo que ha llegado al cinismo máximo desde el que ya no ve más allá de sí mismo. En fin...

Por cierto, yo soy fan de Sánchez Dragó (¡cómo echo de menos "Negro sobre blanco"!), y Gustavo Bueno es un crack cuando se pone a defender de forma histérica las bondades del capitalismo salvaje.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cunyatman -

Pedante, es poco para ese blogrelamidorepetitivo.

Eso si felicito a Borjamari, su blog tiene poderosos efectos terapeuticos para el tratamiento del insomnio.

Y es que a buen entendedor...

engelson -

Jajaja, muy bueno. Yo tengo que admitir que sigo ese blog, por mi natural inclinación e interés por las frases que ocupan un párrafo entero. Las opiniones, ni me preocupo en comprobar si son acertadas o no. Tiene un estilo que, a veces, me resulta gracioso y otras, un poco gongoriano y cargante. Las críticas que más me suelen gustar son las ácidas, tanto que había pensado hacerme una autocrítica empleando, o intentando copiar ese estilo y, por supuesto, poniéndome a parir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres