Blogia
MIS OBSESIONES

Incidente en el metro y mentes prodigiosas en Reus

Hoy presento un nuevo documento social proporcionado por esa maravillosa herramienta que es Youtube. Otra vez es un drama humano, un caso que ha levantado encendidas pasiones, también en contra de su protagonista, como le pasó a nuestro amigo Alberto, pero en este caso pasiones de un cariz mucho más violento y destructivo. Éste es el vídeo:

Me sorprende toda la indignación que se ha generado en torno al protagonista, ese medio hombre cuyo nombre no conocemos y cuya cabeza es requerida a lo largo de foros de toda España. Como muestra, un breve panorama del foro del instituto donde estudia, en el que se alude al chaval en cuestión por su nombre de guerra, Keroner:

Image and video hosting by TinyPic
Obsérvese cuál de los temas tiene más lecturas.

A Keroner le pasó lo mismo que a Alberto. Es decir, colgó en Youtube el vídeo de su proeza sin comprender que la masa anónima podía darle un sentido muy distinto al que él pensaba. Luego lo retiró, pero ya era demasiado tarde. Su fama se había extendido por las redes y ahora se le quiere linchar. Un linchamiento completamente desproporcionado para lo que sucedió, a mi juicio.

Obviamente, meterse con abuelos no está bien y demuestra una falta de educación alarmante. Pero yo no veo a este tipo como un macarra sin escrúpulos, sino más bien como un chaval esmirriado y asustadizo cuya idiotez le lleva a una cadena de errores fatales. Por una parte, el abuelo tiene toda la pinta de ser una de esas irritantes personas que pasan el día reconviniendo a los demás su mala conducta. Esto no es criticable, desde luego, y precisamente esta clase de ancianos es la que abunda en los transportes públicos. Y por otra, la burla del protagonista es demasiado light, no denota en absoluto un gamberrismo avanzado, sino más bien una patética actitud de listillo no demasiado convencido de su papel. De hecho, la burla en realidad consiste en hablarle al abuelo en inglés. El heroico abuelo no puede permitirlo, y menos aún si percibe que la constitución física de su contrincante no es para echar cohetes precisamente, así que lo agarra del cuello y logra dominarlo con una facilidad pasmosa. La cara de susto del macarra de baratillo no tiene precio. No parece muy despierto, pero considero que la vergüenza que pasa en el metro ya es suficiente precio por sus tonterías. A mí me parece una escena triste, muy cutre, pero ni mucho menos me genera indignación.

Creo que es mucho peor lo que sucede en el siguiente vídeo, obra de unos creativos chavales de Reus. Todo el vídeo es una sucesión de gamberradas tan atrevidas como robar un niño Jesús en un nacimiento de un centro comercial (eso sí, con bastante acojone de por medio, aunque no hay casi nadie) o como echar lapos en una secadora de manos vuelta hacia arriba. Pero al final llega la parte que sí me despierta una profunda repugnancia. La estrella es ese prototipo de oligofrénico con varios kilos de más, al que se le mete en la cabeza que unas personas que están tranquilamente tomando una copa se han reído de él (el autor del vídeo lo ha retirado de Youtube, quizá alarmado por el cariz de los comentarios. En cuanto sea posible vuelvo a ponerlo):

En el primer vídeo he visto a un pringado al que pone en evidencia un señor de unos setenta años, y que como mucho me da pena. Y en el segundo, que acabáis de ver, a un energúmeno paranoico de la rama de los homínidos que merece todo mi desprecio y al que desde aquí aconsejo que acuda a un psicólogo o, mejor, directamente a un zoológico.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Mr. Glasshead -

Bofifa (tú eres el original, hay que reconocerlo), yo el último encuentro que tuve con estos infraseres fue en el Corte Inglés, en la sección de música. Había unos pianos enormes con unos letreros también enormes que ponía que estaba prohibido tocarlos... pero ahí había tres garrulillos llegados directamente del extrarradio ejecutando un peculiar concierto que consistía básicamente en dar puñetazos a las teclas. La imagen fue mítica, tendría que haberla grabado con el móvil.

Bofifa -

Con Franco se vivía mejor... Y es que, en algunos aspectos, no necesariamente con Franco, pero antes la educación era muy diferente. Antes jugabas en patio del colegio 5 partidos de fútbol simultáneos y si veías un tipo muy inferior a ti físicamente pero de un curso superior, ni que fuera uno, te apartabas de su camino y perdías tú la pelota en tu partido. Había un respeto por tus mayores, ni que hablar de los viejos. La verdad es que alguna vez que unos putos niñatos en una vespino trucada han pasado rozándome en un paso de cebra me han dado ganas de actuar como el viejo, más aun cuando se volvían desafiantes, como esperando que dijera algo para ellos rebotarse. La juventud cada vez es más hija de puta, no hay conceptos básicos de respeto ni disciplina. No todos serán así, pero sí ahora hay muchos más que antes.

Mr. Glasshead -

Bienvenida al blog, monik! Lo mejor de estos casos en que, como dices, los protagonistas piensan que han hecho algo guay, es que cuando lo cuelgan en Youtube por los comentarios se dan cuenta de que a la gente no le parece tan molón lo que han hecho. Youtube es como una especie de herramienta para expresar el sentir generalizado.

monik -

No tengo palabras... Sinceramente me perece patética la situación del vídeo, por no decir que viendo lo visto me da vergüenza ajena.
La coña suele comenzar .. Primero algún amiguito suyo lo impulsa (dándole la idea, que seguidamente se mete con el, con un que otro insulto),para así poder hacer lo que quieran de el y si añades la poca personalidad de este otro, sale este resultado penoso. Que lo peor es que el cree que es "Guay" haciendo esas tonterías. Y lo único que se ve es lo contrario.
Espero que crezca y se de cuenta pronto de la gravedad del asunto, y vea el mismo que esas gamberradas no "molan" nada de nada...

Saludos!

Mr. Glasshead -

Engelson: ya lo creo que hay que ser corto de miras para colgar un vídeo así. El que graba la escena también debería ser objeto de estudio, como tú dices sufre un proceso de acojone equivalente al de su amigo.

Rutenman: efectivamente, yo también he visto faltas de respeto bastante más graves, a gente adulta (a veces ni siquiera abuelos) que sufrieron a estos mastuerzos en silencio porque frecuentemente tenían bastante peor pinta que el esmirriado del vídeo. También vi una vez algo bastante gracioso, en un tren de vuelta en cercanías, un heavy completamente borracho se reía en la cara de unos canis que sólo sabían responder a sus provocaciones sacándose el cinturón de manera amenazante e insultando.

Supongo que con la edad se les pasa. Por cierto, yo hoy mismo he visto otro blog también firmado por el supuesto abuelo, pero no recuerdo la dirección.

Rutenman -

Joder, hasta un blog homenaje al abuelo se ha creado ya:
http://abuelol.blogspot.com/
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Rutenman -

Ya había visto este vídeo y como tú dices no hay para tanto. Eso sí, la ahogadilla del viejo es ejemplar. Supongo que en realidad esto viene de atrás. Yo mismo he sido testigo en mi ciudad de alguna de estas escenas, mucho peores aún, donde unos putos críos analfabetos, como el del vídeo ya que casualmente suelen tener un aspecto muy similar, amenazan y hasta llegan a agredir a un anciano. Una cosa es tocar un poco las pelotas como todos hemos hecho alguna vez de críos, pero otra muy diferente es hacerse el valiente porque sabes que juegas con clara ventaja, como hacen estos pringaos.
Y como muestra de la valentía de estos críos tan ejemplares, solo hace falta ver que la mayoría de veces huyen despavoridos cuando el anciano en cuestión, harto de soportar semejante humillación, se rebela contra ellos.

engelson -

hace falta ser muy subnormal para grabar y colgar imágenes de esas, mola como el que graba se indigna y acojona a la vez de que la vieja piense llamar a la poli

Mr. Glasshead -

Nasim: como tú dices, la escena me parece penosa, pero por las dos partes. Si el esmirriado hubiera sido un tipo chungo de verdad, el abuelo ni siquiera le hubiera recriminado que pusiera los pies en el asiento.

Lucinda: a mí lo que más me fascina de este asunto de grabar este tipo de cosas y luego colgarlas es la gran diferencia que hay entre el sentido que le da al vídeo su autor y el que le dan las personas que después lo ven. Es una lástima que no pueda verse el segundo vídeo, porque era bastante más bochornoso que el primero.

Radioboy: bienvenido al blog

Radioboy -

bakalas... para que decir más... un movimiento "juvenil" totalmente amoral

Lucinda -

Qué decirte, una vergüenza. Y si me apuras, la "moda" esta de grabar "gamberradas" en vídeo me parece aún más sectaria y gilipollesca que las propias acciones.
Desgraciadamente, parece que este tipo de subnormales abundan en las grandes ciudades, véase la mía o Barcelona (y también por Valencia, me han dicho).

Aplaudo al viejo, y al niñato, que le den. Un idiota más.

Como bien dices, el vídeo, bochornoso.

Nasim -

Buen artículo Glasshead,
Quedan evidente dos cosas. La primera es como la gente se moviliza cuando se traspasa las barreras de lo políticamente correcto (en este caso un niñato respondiendo a un viejo quisquilloso). A mi parecer, tal y como dices, la provocación no es tan grave. Si ambas partes (incluyendo al abuelo sobre todo porque al fin y al cabo es el que más se descontrola) hubieran tenido más luces, la situación no hubiera desembocado en ese espectaculo tan bochornoso.
En segundo lugar, es muy simbolica la actitud del macarrilla que por tal de crecerse (ya que físicamente no puede más) coge una victima fácil a la que encararse. Hace del metro su propio escenario en el cual poder lucirse... Seguro que no se imaginaba que todo aquello se le iria de las manos...
Resumiendo, un compendio muy simbólico de lo que nos podemos encontrar en cualquier contexto en el que no existan personas inteligentes y con control.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres