Blogia

MIS OBSESIONES

Cambio de dirección

He decidido cambiar de servidor. La nueva dirección de Mis obsesiones es ésta:

http://mrglasshead.blogspot.com

¡Con un nuevo artículo ya esperando! (¡oh, emoción!)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Una semana en Madrid

Cuando llegué al aeropuerto por la noche, mi amigo ya me estaba esperando. Antes de ir al piso que compartía con tres compañeros más, pasamos por una tienda y compramos tres botellas de vino. Nos las bebimos tranquilamente en el comedor mientras charlábamos. Lo mismo hicimos al día siguiente, sólo que fueron algunas botellas más, y lo complementamos con una copa en un bar de sudamericanos que estaba cerca de casa y al que mi amigo fue en zapatillas y con una mancha circular de vino en medio de la camiseta.
Aquellas noches solíamos ver algunos de los programas bizarros y películas porno que daban a esas horas en las cadenas madrileñas. Me llamó especialmente la atención Casino strip-poker, en el que un tipo juega al strip-poker contra prostitutas neumáticas que pierden invariablemente. Pero sin duda, la estrella fue una película porno que repetían cada noche, y que podía entreverse tras las letras de telechat que ocupaban media pantalla. En la escena en cuestión, una alumna trata de sobornar a sus dos profesores mediante favores sexuales. Lo más divertido era el lenguaje de los profesores, ridículamente intelectual: "Succiónale el prepucio"; "Me satisface cómo has derramado tu semen sobre esta joven furcia", y otras perlas por el estilo, de las cuales, sin duda, la mejor la soltaba uno de los profesores cuando en plena faena le preguntaba a su joven alumna:
-¿Colombia, capital? ¿Colombia, capital?
El tercer día conocí a Amanda, antigua compañera de piso de mi amigo. Era una chica hiperactiva que siempre quería ir de un lado a otro, que no dejaba de hablar de Canarias y su folklore, de donde venía, y a la que acompañamos por la tarde al Fitur, o Feria Internacional del Turismo. Abrigábamos alguna esperanza de que allí sirvieran bebida gratis, pero no, todo se reducía a la apasionante actividad de recoger folletos o calendarios en los mostradores o hacer una cola absurda para conseguir un minivaso de plástico con un típico zumo canario. Acabamos agotados de deambular entre los stands y de ver a todas esas personas contentas porque a cambio de una entrada que costaba 30 euros se llevaban a su casa una bolsa de plástico repleta de folletos y calendarios. A notros nos había colado Amanda, que disfrutaba con pasión de ese extraño inframundo.
Precisamente, aquel día, mientras nos dirigíamos en metro a un restaurante en el que reponernos de esa experiencia traumática, vimos a un grupo de chicas que también volvían de allí, con sus inconfundibles bolsas llenas de papeles sin valor, contentas por haber pasado la tarde de esa manera. Una de ellas sacó una postal de su bolsa, la enseñó a las demás y dijo:
-Mirad, en un mostrador sólo me han regalado esta postal, pero no me acuerdo de qué comunidad era. Ah sí, era de Barcelona.
A lo que otra dijo con una sonrisa que intentaba ser ingeniosa y mordaz:
-Claro, en Barcelona, cómo no.
Pasamos toda la noche tomando copas y al día siguiente desperté con la cabeza dentro de un armario, como si me hubieran atropellado. Estábamos muy cansados, así que aquel día, después de cenar, simplemente nos pusimos a ver la tele. La programación no era muy variada. En Telemadrid estaban casi siempre hablando de Cataluña, los catalanes y el estatuto, y lo mismo en el Canal Siete.
Al día siguiente volvimos a estar en forma. Cenamos y fuimos a tomar unas copas. Cuando cerraron, intentamos buscar otro sitio. Le preguntamos a un chico que cruzaba la calle y que iba acompañado de dos chicas, una de ellas, al parecer, su novia. Fue muy amable y nos indicó con claridad otro local. Le dimos las gracias y entonces, sin darme cuenta, me despedí con un "Adéu", que en Cataluña se usa siempre aunque hables en castellano con tu interlocutor. Como si hubiera manipulado un extraño resorte, aquel tipo se giró y dijo:
-¿Cómo que "adéu"? Adiós.
-No, adéu -le dijimos.
-Estáis en España.
-¿Qué más te da cómo nos despidamos?
-Esto es España y se dice "adiós".
-Se dice como te dé la gana decirlo. Viva Carod.
-¡Me cago en la puta Cataluña!
Después de que su novia lo apartara y se lo llevara de allí, seguimos caminando hasta encontrar un local muy del estilo Benidorm, es decir, discoteca hortera para gente mayor, pero un lunes por la noche no era cuestión de ser exigente. En la barra topamos con un borracho viejo trascendente que se puso a hablar con mi amigo. También conocimos a una pareja extraña, que consistía en una mujer algo mayor, con maneras de engendro, auténtica, pura voz de transexual que se retorcía en palabras que sonaban groseras y obscenas, y la chica que la acompañaba, mucho más joven y uniformada de lesbiana estándar, piercings y gorra incluida. Las dos parecían muy nerviosas, especialmente la joven, que hablaba a ráfagas, mirando de un lado a otro, cambiando de tema y de persona a cada frase. En un momento dado se me acercó.
-¿Qué haces ahí solo?
-Me aburro.
-¿Por qué?
-Mi amigo no para de hablar con ese borracho y al tipo de enfrente ni siquiera se le entiende.
Entonces me ignoró absolutamente, se giró, habló con otro tipo, volvió a girarse, me dirigió otra vez la palabra.
-¿Estás bien?
-Sí, claro.
-¿Por qué no te vas? ¿Qué haces ahí?
-Espero a mi amigo.
-¿Por qué no vienes con nosotras?
-Me ponéis de los nervios porque no se puede hablar con vosotras de manera fluida.
Se giró, habló otra vez con el tipo de antes, bailó un poco, habló con su amiga, vino a mí de nuevo. Pero esta vez le pregunté yo:
-Oye, ¿esa tía y tú sois pareja?
Tuerce el rostro. Se pone a la defensiva.
-¿Y a ti, te gusta tu amigo? ¿Tú eres gay?
-No.
-Ah, ¿y por qué preguntas tanto? ¿Es esto un interrogatorio?
-Curiosidad.
-Pues mira, a mí me gustan las persona, ¿vale? ¿Pasa algo?
-Para nada.
Me di la vuelta. No podía más. Busqué a mi amigo, que seguía debatiendo con el borracho filosófico. Iba a decirle que nos fuéramos, pero entonces me abordó directamente la compañera de la joven lesbiana, que vino hacia mí como una especie de misil velludo y contrahecho.
-¿Por qué vas diciendo que ella y yo somos pareja, eh?
-¿Pero qué coño dices?
-¿Eres tu gay, eh? ¿Eres tu gay? Yo creo que lo eres.
-Me alegro.
-Eres un maricón y un impotente. ¿Pero de qué vas? ¿Me vas de intelectual? ¡Tienes una lengua... viperina! ¡Catalán de mierda!
Mientras me decía esto no pude evitar reírme pegado a la barra. Al final, entre la camarera y su ¿novia? se la llevaron de allí. Agarré a mi amigo de un brazo y nos fuimos. Eran casi las ocho de la mañana.
Al día siguiente, por la noche, vimos un debate político en Telemadrid en el que de los ocho invitados, siete opinaban que es una vergüenza que Moratinos hubiese recibido a Carod Rovira como responsable de exteriores de Cataluña. Después, Fernando Sánchez Dragó, al que se me hace muy raro verlo en un programa que maneja una cierta estética de actualidad, se preguntaba sobre la inconstitucionalidad del Estatuto catalán y presentaba una encuesta hecha en la calle en la que casi todo el mundo opinaba que el Estatuto era una provocación de Cataluña que generaba mucho malestar y que probablemente no era democrático ni español.
Nos acabamos una botella y abrimos otra.
-Glasshead, voy a recoger esto -me dijo mi amigo. Por su mirada de compromiso, parecía que iba a realizar un trabajo importante, así que decidí ayudarlo. Cogí la botella vacía para llevarla a la cocina.
-Ah, no te preocupes. No me refería a eso. En realidad sólo iba a poner el cenicero encima de la mesa.
La semana había pasado casi sin darme cuenta.

El mineralismo va a llegar

Puede parecer un tema ya trillado, repetido hasta la saciedad en programas de zapping, conocido por todo el mundo y bastante fuera de onda, pero esto es todo pura apariencia, en realidad el caso del que voy a hablar mantiene su frescura, perenne podríamos decir. Es imposible que topemos casualmente con el vídeo y que no lo volvamos a ver, aunque sea ya la millonésima vez que lo hagamos. Y es que el prestigioso dramaturgo y novelista Fernando Arrabal hizo lo que todo el mundo debería querer hacer en un momento de su vida: acudir a un programa sesudo con varias copas de más y transformarlo en algo importante e incluso legendario, digno de ser recordado quince años después.

Image Hosted by ImageShack.us
Este corte de pelo también es digno de ser recordado quince años después.

Esto fue lo que sucedió el 6 de octubre de 1989 en el programa El mundo por montera, dirigido por el sicario Fernando Sánchez Dragó. El tema de debate de aquel día era el milenarismo, es decir, la corriente cultural que aparece en las sociedades occidentales cada fin de milenio. Sin la aparición estelar e imprevisible de Fernando Arrabal, aquel programa no hubiera pasado de un debate aburridísimo del que nadie hubiera vuelto a hablar jamás. Pero el célebre dramaturgo quiso hacer suyo aquel momento, y lo logró. Consiguió que Sánchez Dragó no supiera cómo actuar y que estuviese desbordado todo el rato, hasta que por fin, media hora después, el díscolo invitado aceptó salir del programa, no sin antes besar la barba de uno de los contertulios. Aquí está el imprescindible, trascendental documento:

La chaqueta amarilla que lleva Arrabal en su intervención ya forma parte del mito. Por lo demás, aunque no puede extraerse nada coherente de su discurso (que no sea su insistente “déjame haplar, no me dejan haplar”), lo que él dice es enseguida lo más importante y llamativo, lo más digno de recuerdo, sin duda se come a los demás invitados. También hay que destacar su peculiar lucha contra los mediocres partidarios de la seriedad, que le obligan a callar constantemente, sin darse cuenta de que están participando en un importante suceso histórico: el origen del chiquitismo.

El dramaturgo alcanza la cúspide cuando tras sus espectaculares gafas, acurrucado en la silla y después de ordenar callar a todo el mundo porque Dios está a punto de hablar por su boca, dice lo siguiente:

“El mineralismo va a cheegaaaar”.

No importa sólo lo que dice, sino cómo lo dice. Y es que parece que Chiquito de la Calzada hubiera visionado este vídeo miles de veces antes de perfeccionar su estilo cómico, o bien que desde el futuro, en su afán evangelizador, se hubiera encarnado en el cuerpo de Arrabal como anunciante de la buena nueva. Como vemos, hay veces en que la historia abandona sus parámetros racionales y se entrega a hechos esotéricos apropiados para la controversia científica.

Llamadas de teléfono

Un día cualquiera, a las once de la mañana, el teléfono suena.
-Muy buenos días, ¿puedo hablar con el señor Glasshead?
-Soy yo.
-Llamamos desde Colecciones Musicales y nos gustaría hacerle una pequeña encuesta, si no le importa.
-Adelante.
-¿Escucha usted música habitualmente?
-Sí.
-¿Qué tipo de música?
-De todo.
-Muchas gracias. Para agradecerle su colaboración, le queremos hacer un obsequio de cinco discos compactos recopilatorios con las mejores canciones de la historia. ¿Le interesa?
-Por supuesto.
-Tan sólo tendrá que pagar los gastos de derechos de autor de las canciones, que son cincuenta euros.
-Les agradezco su generosidad, pero entonces mejor que no. Adiós.
Media hora después, vuelve a sonar.
-Buenos días, ¿el señor Glasshead?
-Soy yo.
-Llamamos desde Canal +, al que usted está abonado con la oferta básica, para hacerle una oferta de prueba de veinte canales más de pago totalmente gratis durante dos meses. Si usted acepta, le damos de alta ahora mismo.
-Estupendo. Supongo que pasados los dos meses, ustedes mismos me darán de baja de esos canales automáticamente.
-No exactamente. Deberá usted llamar para confirmar la baja. Pero seguro que le gustan y decide mantenerlos.
-No me interesa. Adiós.
Una hora después vuelve a sonar, pero por suerte el teléfono ya no indica "Número privado". Ahora llaman desde mi empresa.
-¿Qué tal todo, Glasshead?
-Genial.
-Te vamos a pasar una nueva obra para que la traduzcas.
-Estupendo.
-Son quinientas páginas.
-Muy bien.
Hago cálculos mentales. Quinientas páginas, a cinco euros la página, son dos mil quinientos euros.
-Pero tienes que saber una cosa. A partir de ahora la nueva política de la empresa no es pagar por páginas, sino por paquetes. Es decir, tu obra se ha valorado como paquete a mil doscientos euros. Es un nuevo concepto.
-Claro.
-Además, es urgente. Ya sé que lo normal es que la acabes en un mes, pero ésta en concreto debe estar lista en dos semanas. Es muy poco tiempo, pero piensa que esto es positivo para ti. El dinero que dejes de ganar con ésta, podrás recuperarlo después con las que harás en las dos semanas que quedan de mes.
Son casi las dos de la tarde. Y el teléfono suena otra vez.
-¿El señor Glasshead?
-Sí, diga.
-Llamamos desde Vodafone. Usted tiene contrato con nuestra empresa desde hace tres años. Y ahora quiere cambiar a Movistar. ¿Podría indicarnos los motivos, si es tan amable?
-Me ofrecen una tarifa mucho más barata y además me regalan un móvil.
-Si usted decide no efectuar el cambio, igualamos la tarifa de Movistar y le regalamos otro móvil.
-Ni hablar. Adiós.
Sigo trabajando con el ordenador. Y entonces el ADSL deja de funcionar. Reinicio, reinstalo y compruebo conexiones, pero no hay manera.
Busco el número del servicio técnico de Telefónica. Y es un 902 a un incierto coste por minuto.

Incidente en el metro y mentes prodigiosas en Reus

Hoy presento un nuevo documento social proporcionado por esa maravillosa herramienta que es Youtube. Otra vez es un drama humano, un caso que ha levantado encendidas pasiones, también en contra de su protagonista, como le pasó a nuestro amigo Alberto, pero en este caso pasiones de un cariz mucho más violento y destructivo. Éste es el vídeo:

Me sorprende toda la indignación que se ha generado en torno al protagonista, ese medio hombre cuyo nombre no conocemos y cuya cabeza es requerida a lo largo de foros de toda España. Como muestra, un breve panorama del foro del instituto donde estudia, en el que se alude al chaval en cuestión por su nombre de guerra, Keroner:

Image and video hosting by TinyPic
Obsérvese cuál de los temas tiene más lecturas.

A Keroner le pasó lo mismo que a Alberto. Es decir, colgó en Youtube el vídeo de su proeza sin comprender que la masa anónima podía darle un sentido muy distinto al que él pensaba. Luego lo retiró, pero ya era demasiado tarde. Su fama se había extendido por las redes y ahora se le quiere linchar. Un linchamiento completamente desproporcionado para lo que sucedió, a mi juicio.

Obviamente, meterse con abuelos no está bien y demuestra una falta de educación alarmante. Pero yo no veo a este tipo como un macarra sin escrúpulos, sino más bien como un chaval esmirriado y asustadizo cuya idiotez le lleva a una cadena de errores fatales. Por una parte, el abuelo tiene toda la pinta de ser una de esas irritantes personas que pasan el día reconviniendo a los demás su mala conducta. Esto no es criticable, desde luego, y precisamente esta clase de ancianos es la que abunda en los transportes públicos. Y por otra, la burla del protagonista es demasiado light, no denota en absoluto un gamberrismo avanzado, sino más bien una patética actitud de listillo no demasiado convencido de su papel. De hecho, la burla en realidad consiste en hablarle al abuelo en inglés. El heroico abuelo no puede permitirlo, y menos aún si percibe que la constitución física de su contrincante no es para echar cohetes precisamente, así que lo agarra del cuello y logra dominarlo con una facilidad pasmosa. La cara de susto del macarra de baratillo no tiene precio. No parece muy despierto, pero considero que la vergüenza que pasa en el metro ya es suficiente precio por sus tonterías. A mí me parece una escena triste, muy cutre, pero ni mucho menos me genera indignación.

Creo que es mucho peor lo que sucede en el siguiente vídeo, obra de unos creativos chavales de Reus. Todo el vídeo es una sucesión de gamberradas tan atrevidas como robar un niño Jesús en un nacimiento de un centro comercial (eso sí, con bastante acojone de por medio, aunque no hay casi nadie) o como echar lapos en una secadora de manos vuelta hacia arriba. Pero al final llega la parte que sí me despierta una profunda repugnancia. La estrella es ese prototipo de oligofrénico con varios kilos de más, al que se le mete en la cabeza que unas personas que están tranquilamente tomando una copa se han reído de él (el autor del vídeo lo ha retirado de Youtube, quizá alarmado por el cariz de los comentarios. En cuanto sea posible vuelvo a ponerlo):

En el primer vídeo he visto a un pringado al que pone en evidencia un señor de unos setenta años, y que como mucho me da pena. Y en el segundo, que acabáis de ver, a un energúmeno paranoico de la rama de los homínidos que merece todo mi desprecio y al que desde aquí aconsejo que acuda a un psicólogo o, mejor, directamente a un zoológico.

El pagafantas

El apreciado lector de este blog Rutenman, autor de Diario Mamotreto, uno de los blogs más interesantes que leo últimamente, me ha puesto en la pista del vídeo que pongo a continuación. Pero como sospecho que tarde o temprano acabará desapareciendo de Youtube, pongo también el enlace de E-mule para que podáis descargarlo y disfrutarlo.

Aunque el vídeo habla por sí solo, la verdad es que suscita infinitos comentarios. Se trata en realidad de un documento vibrante que en apenas siete minutos, y sin pretenderlo, presenta un drama humano concentrado, la historia de un tipo, Alberto, que ha perdido el autobús, como dice la chica en el glorioso comienzo, lo cual hace que sin esperarlo se encuentre en una situación con la que probablemente había estado fantaseando durante años: él a solas con la protagonista de sus sueños, completamente borracha y con unas irrefrenables ganas de sexo. El vídeo despierta a partes iguales una importante carga de morbo, básicamente porque la chica está muy bien y no para de enseñar su cuerpo semidesnudo y de insinuarse digamos que descaradamente al individuo que graba con la cámara, y una especie de indignación ocasionada por la frustración de las expectativas, ya que el bueno de Alberto resiste heroicamente sin avalanzarse sobre una víctima que anhela ser devorada.

Sin embargo, está claro que bajo todo esto hay un trasfondo, no demasiado difícil de imaginar, por otro lado. Y es que ahí entra en juego el término pagafantas, que yo desconocía hasta hoy mismo. Al parecer, en una primera y fugaz difusión del vídeo se incluía este texto:

"El pagafantismo es una lacra en nuestra sociedad. Un pagafantas es un ser el cual piensa que vive en el medievo, y cual juglar o trovador, todos de ciudad, debe engatusar a las mujeres a través de inocuos piropos y paternales gestos. Suelen ser sacos de sparring por parte de dichas féminas, las cuales los utilizan de colchón a la hora de explicarle absolutamente todos sus problemas, delante de un café o de una fanta."

Image Hosted by ImageShack.us
Pagafantas prototípico

Porque ésta es la idea que se manifiesta todo el rato mientras se ve el vídeo, mientras controlamos nuestras ganas de pegarle un puñetazo al teclado. Alberto con toda seguridad es amigo íntimo de la chica en cuestión, desde hace mucho tiempo, y entre ellos ha existido algo así como una relación platónica, lo que básicamente quiere decir que él está enamorado de ella y que ella en cambio lo ve como alguien inofensivo con quien desahogarse y buscar apoyo emocional. Probablemente Alberto seguiría así durante años, incapaz de vencer su cobardía y de declararse de una vez, cómodo en esa amable situación de "amistad" en la que progresivamente ha ido idealizando a su objeto de deseo, paciente, a la espera de que algún día las cosas cambien y ella se dé cuenta de que siente algo por quien siempre ha estado a su lado. No obstante, el destino pone a Alberto en una situación que cambia drásticamente las cosas aunque sea de manera momentánea. Ella ha bebido, necesita sexo a toda costa -ha roto con su novio hace poco-, y por una vez en su vida que casi con toda seguridad no volverá a repetirse, desde los efluvios etílicos considera a Alberto como objeto sexual que puede saciarla. Y él se mantiene en su línea. Es decir, no se atreve a hacer nada.

Alberto habrá pensado infinitas veces en aquel suceso. Y se justificará a sí mismo pensando que sus sentimientos hacia ella son muy puros y que su mejor amiga no merece un polvo estando borracha. Pero sus movimientos de cámara, enfocándole el culo, las tetas, absolutamente todo, no engañan.

El vídeo ha generado una indignación bastante compartida por todos los blogs y foros de Internet en los que se ha popularizado. Alberto es ya una especie de personaje mediático y, aunque su caso es bastante extremo, el nerviosismo y mal humor que genera el vídeo tiene su base en que todos hemos sido a veces unos pagafantas, y tener delante de nosotros una escena de pagafantismo de tal obscenidad y vergüenza ajena nos hace al mismo tiempo sentirnos partícipes, explota ese rincón de nuestra mente del que también nos avergonzamos. Por cierto, y dejando a un lado la psicología barata, los comentarios de los foros y de los blogs son una excelente muestra de cómo se agudiza el ingenio de la gente cuando se trata de ridiculizar a alguien. Éstas son algunas de las cosas que se han dicho de Alberto:

"ESTOY DE ACUERDO, EN QUE EL TÉRMINO CALIENTAPOLLAS ES MAS AFÍN A LA TIPA ESTA, Y EL TÉRMINO PARDILLO, ES MAS AFÍN AL NOTA ESTE..."

"que desperdicio de persona la verdad"

" friki raro gay absurdo"

"Para matarlo..."

"Me he quedado deprimio después de ver este vídeo. Lo más fuerte de este vídeo es cuando la tía dice "este es mi conejo" y el está más pendiente del chupito que de su conejo. Necesito unas vacaciones."

" ese chaval es el mas tonto del mundo. Eres el peor tio, das verguenza como español, largate del pais..."

"Como puede haber tios asi? Como reprime las ganas de follarsela en plan salvaje? No se si considerarle 1 puto genio x aguantar tan estoicamente las ganas o 1 absoluto imbecil que ha mancillado el honor del sexo masculino... DEFINITIVAMENTE, LO SEGUNDO."

"anda q maxo otra vez el video este aki otra vez a ver al mariposon retrasao este sin follarse mandahuevos"

"yo me la petaba a lo bestia, le hacia de todo y al pagafantas ese... habia que partirle la cara por no tirarsela"

"espero q sela follase porque joder...como puedes decir hacemos una foto, si la tienes desnuda coño!"

"Vaya gata.... y vaya SAPO DEFICIENTE"

Agresividad, escarnio, vergüenza ajena, todo en unos comentarios que no tienen desperdicio y que son el más fiel reflejo del sentir generalizado hacia el vídeo, la más viva prueba de su honda repercusión y de su condición de clásico contemporáneo. Un pedazo de realidad intenso, un documento que expone con una crudeza que casi duele algunos de los resortes más profundos de la conducta humana. Una obra maestra del género documental salida de la nada, sin pretensiones de serlo, y que se ha convertido desde ya en un mito de la emergente cultura de la Red.

Las 100 mejores canciones del pop

Bueno, mientras llega otro post que no tardaré casi nada en poner aquí, y si os interesa el pop en general, os invito a que le echéis un vistazo si os apetece al post que he escrito en un blog que escribo sobre música, sobre las 100 mejores canciones del pop:

Las 100 mejores canciones del pop

Espero que os guste.

José Rodríguez, el guapo

José Rodríguez tiene un bar en mi pueblo, en el que trabaja todo el día. Los fines de semana se le llena el bar de gente que va a ver los partidos de fútbol. Entre semana debe contentarse con los borrachos habituales. Apenas tiene veinticinco años, así que lleva un ritmo de vida elevado: duerme poco, fuma mucho, bebe más todavía y apuesta dinero al póker siempre que puede. Gana muchas veces, pero él siempre dice que no sabe jugar. Se pasa las horas escuchando la discografía de El último de la fila o, en su defecto, un grandes éxitos de Camarón. Cada vez que alguien introduce una moneda en el bote, salta hacia una campana que cuelga del techo y la toca con energía, acabando con cualquier intento de conversación.

Image Hosted by ImageShack.us
¿Qué oj pongo?

Pero todo esto es muy trivial con respecto a lo de verdad trascendente: José Rodríguez es guapo. Bueno, en realidad no creo que lo sea demasiado, de hecho su rostro apunta más bien hacia el prototipo de delincuente del cine quinqui español. Aunque todos lo dicen, es una especie de hecho constatado. "José puede conquistar a la chica que quiera". No tiene cultura, dejó el colegio muy joven. No tiene tema de conversación más allá de su bar, los arreglos que le quiere hacer y el mucho dinero que gana. Incluso juraría que nunca le he visto hablar con nadie más de dos minutos, ni siquiera con sus mejores amigos. Normalmente, cuando trabaja en su bar, dedica unos minutos a cada grupo, siempre con frases lanzadas al aire mientras cambia rápidamente de lugar -es un chico ocupado-, frases que tratan de ser ingeniosas o categóricas.

"Es muy buen chico", es otra verdad de consenso sobre él. Todo el mundo querría ser su amigo, o al menos caerle bien. Porque no hay nadie al que no le resulte simpático. Quizá una de las causas de esta simpatía sea su forzado acento malagueño, aunque nació en Cataluña y ha vivido aquí toda su vida (esto parece costumbre entre muchos jóvenes de mi pueblo). O sobre todo, esa modestia casi proverbial, ese no creerse nada ni mirar a los demás por encima del hombro. Posiblemente también sea un rasgo de su personalidad al que se ha llegado por consenso. Porque parece muy claro que se siente muy a gusto en su estatus de enrollado. No ha nacido para ser secundario, sino para protagonizarlo todo. Es el héroe, joven, guapo, un moderno Don Juan. Una vez me dijo en un pub: "En serio, Glasshead, yo hasta ahora he conseguido a cualquier tía que me he propuesto. Mira, tengo mi móvil lleno de números que podría usar si quisiera follar ahora mismo".

Pero se encontró con Rosa, una chica varios años mayor que él, y que no lo veía tan guapo, ni tan enrollado. De hecho, no quería saber nada de él, al menos al principio. Luego parecía que sí, pero José se mantenía cauto, no quería que nadie lo supiera, sólo los más íntimos. Sin embargo, en realidad lo sabía todo el pueblo, es más, juraría que él quería que lo supiera todo el mundo, pero de esa forma conseguía mantener su "magnetismo", su "dar de qué hablar", su "protagonismo". Hace poco el noviazgo se hizo oficial, o eso dijo alguien. Y la otra noche se me ocurrió decirle: "José, me han contado por ahí que estás enamorado". Respondió: "No". Y se giró. Todo héroe debe mantener siempre su halo de misterio.

Image Hosted by ImageShack.us
La gente de mi pueblo necesita ídolos.

Se me ocurrió preguntarle otra cosa. Mi amigo López andaba por allí hablando sobre putas, como siempre. Me propuso ir de "excursión" algún día (como siempre). Le seguí la corrienté y le dije que por supuesto, que podríamos hacer algo así como una megaexcursión entre todos los del pueblo. "Ya verás, López, será muy guay. Mira, por ahí pasa José. ¿Tú sabes si le gustan las putas?". López sonrió nerviosamente: "No sé, tío". Así que se lo pregunté: "José, ¿te gustan las putas?". Otra vez dijo: "No". Y se dio la vuelta. Me quedé estupefacto, porque sabía perfectamente que es un adicto a los clubs de alterne consumado y veterano, incluso en las épocas en que tiene novia.

Luego reflexioné, y me di cuenta de que José Rodríguez actuó como le correspondía. Un pueblo debe tener siempre sus héroes, sus ejemplos para seguir, sus ídolos, y no está bien ir diciendo que a uno le gustan esas cosas, aunque lo sepan todos. A la gente no le importa, él sigue siendo un tipo sincero, buen amigo, simpático, ligón y humilde, las chicas caen rendidas en sus brazos ante todos estos valores tan nobles y arrebatadores. Se ha convertido en una de esas joyas sin las cuales el pueblo se hundiría en su propio fango de mediocridad.

El chico mesías

Lo conocía porque era amigo de mi hermano. Por varios motivos, se veía afectado por una especie de tendencia al mesianismo que podía detectarse en su forma de vestir: chilabas, jerseys de lana, pelo enmarañado y patillas largas, todo como muy multicultural. Solía ir por ahí con una cámara polaroid con la que hacía fotografías de paisajes, de árboles, de rocas aisladas en el camino, o se hacía fotografiar mirando al horizonte, o con el mar a su espalda, o tumbado en el césped. Un moderno hijo de la madre naturaleza, un espíritu panteísta y reflexivo, ferviente defensor de los débiles y de las causas perdidas, aficionado a toda música que sonara islámica, o paquistaní, o a cultura del tercer mundo.

A veces me lo encontraba y me hablaba de su trabajo en un centro de tratamiento de la drogadicción. O veía los regalos que les hacía a sus amigos, regalos que eran algo más que un objeto, eran espiritualidad en estado puro: recopilatorios de música étnica con diseños hechos por él mismo, con recortes de ideas, reflexiones y pensamientos profundos, dignos de figurar en cualquier libro de Paulo Coelho o Susanna Tamaro. Dardos certeros dirigidos al alma, recortes de fotos de noches estrelladas y de trigales mecidos por el viento, palabras pulcramente caligrafiadas, trozos de cuerda y de telas y botones pegados. Cuando te hablaba, él era un mero soporte de las energías de la naturaleza, que llegaban a tus oídos en forma de enseñanzas misteriosas y eternas.

Image Hosted by ImageShack.us

Un día visitó una página web en la que escribí hace años, y no le gustó nada. A mí, más dado a las banalidades y ciego a la senda del espíritu, me había dado por escribir un artículo sobre un hecho básicamente trivial. Una vez quedé con una chica y todo fue bien hasta que en el coche en el que íbamos montados -y que conducía el chico mesías- empezó a propagarse un inequívoco aroma a pedo. Yo no fui, pero en ese momento la chica se calló y no pronunció palabra en el resto de la noche. En el artículo simplemente llegaba a la conclusión de que quizá había sido ella y se sentía avergonzada. Tras leerlo, el chico mesías vino directo a mi casa y declamó un sólido discurso sobre el respeto a los demás, sobre mi dudosa moralidad y ética, sobre lo vomitiva que en líneas generales era mi página. Me exigió que directamente eliminase el artículo.

Aquella chica ni siquiera era su amiga, pero le afectaba profundamente pensar que ella pudiera leerlo y sentirse muy mal por el hecho de que alguien hubiera insinuado que la autora del pedo traicionero en el coche había sido ella. Mi crueldad no tenía límites. Por otro lado, no podía soportar que también hubiese escrito que llegué a sospechar del que conducía (o sea, él). Y además, mi página se burlaba de los subnormales (en realidad sólo había citado a los subnormales en un artículo sobre Reynols, grupo argentino de rock cuyo cantante padece síndrome de down; ahí acababa toda referencia). Sus palabras literales fueron: "Me parece fatal tu página, está al mismo nivel de las webs de nazis. Los chicos con síndrome de down no sólo no son inferiores, sino que además se puede aprender mucho de ellos". Embriagado por su discurso, omití comentarle que había recibido varios mails de felicitación por el artículo de padres con hijos con síndrome de down.

Borré el artículo de la chica del pedo y se fue a casa la mar de contento. El mesías me había revelado la verdad. Imposible no dejarse convencer por las palabras del chico que llora cada vez que pisa una hormiga. Actualmente vive en una casa en el campo y trabaja en una asociación de chicos subnormales. Su bondad, su comprensión y su tolerancia no tienen límites. Por eso he escrito este artículo dedicado a él, recordando su ejemplar figura, agradeciendo a la caótica vida que de vez en cuando aparezcan seres de este tipo que desde su estremecedora sensibilidad, nos enseñan los caminos del corazón.

Cásper

El viernes por la noche se hace extraño cuando un amigo te dice que ha quedado con un tipo que ha conocido en el chat del móvil. Te dice que será divertido. Y mientras tratas de encontrarle la diversión al asunto, estás sentado con tus dos amigos en un bar de copas, imaginando a la persona que en un momento cruzará la puerta. Tiene treinta y cuatro años y su mejor recurso un fin de semana es salir con alguien que ni siquiera conoce personalmente. Lo único que falta comprobar es el nivel de degradación humana que alcanzará.
Entra bastante tarde. Respiro porque, a primera vista, parece un tipo bastante normal. Alto, peinado con raya al lado y abundancia de gomina. Gestos tranquilos, charla reposada y un vestuario corriente me llevan a pensar que quizá me he equivocado en mis suposiciones. Entonces empieza a hablar.
–Lo malo de las chicas del chat es que no valen nada. Hay demasiada incultura y falta de educación. Algunas están siempre ahí conectadas. Tienen muchos problemas y a veces te metes en un lío.


Aquel tipo en el momento de entrar en el bar donde estábamos.

Poco a poco desgrana su discurso.
–Yo he estudiado económicas. Tengo dos trabajos. Uno de ellos es de inversor. Trabajo para Rumasa, que ahora mismo está comprando todo tipo de negocios.
Según creo, Rumasa desapareció hace años. Sin embargo, él está en su salsa y ya no puede parar. Se dirige a mi amigo, propietario de una pequeña cava, y le habla lentamente, con tono oculto y misterioso.
–Ahora mismo estamos buscando comprar una cava. Pero tiene que ser algo de mucho peso. Si lo sabes, cuéntamelo. Pero no se lo digas a nadie. Estamos hablando de mucho dinero y es algo muy secreto.
En mi pueblo hay registradas doscientas cincuenta y cinco cavas. De ellas, sólo dos pueden considerarse “de mucho peso”. El tipo está hablando de comprar una como quien compra una manzana en un supermercado.
Pero continúa ofreciéndonos lo mejor de sí mismo.
–Tengo el título de Caballero de la Corona de Aragón. Te lo dan cuando haces algo importante, como por ejemplo vender un castillo o cosas así. Yo conseguí ser el intermediario de una operación de venta de un castillo, por parte de una mujer que lo había recibido de herencia. Ese título me sirve para no tener problemas con ningún guardia civil de España y además para acceder a cualquier ministro o cargo de poder cuando me sea necesario.
Esto último me ha hecho gracia, así que decido darle una oportunidad.
–Has dicho que tenías dos trabajos. ¿Cuál es el otro?
Y él me responde clavando en mis ojos una mirada solemne, mientras exhala lentamente una densa nube de humo de su cigarrillo:
–El otro no puedo decirte cuál es.
No vuelvo a dirigirle la palabra en toda la noche.
Nos vamos. El tipo no sólo no hace ademán de invitar a las copas, sino que ni siquiera paga la suya. Entramos en una discoteca. Una vez allí, le digo a uno de mis amigos:
–Ese tío me parece un auténtico gilipollas.
–¿Ah sí? Pues le canta el alerón que no veas.
Horas después, cuando volvemos a casa, mi amigo, el propietario de la modesta cava, me dice:
–¿Has visto? Siempre va bien conocer a gente nueva. He invitado a ese tío a visitar mi cava. Está bien tener conexiones con gente tan importante.

Mercedes Milà

Ya hace unos años que la popularidad de Mercedes Milà va en aumento, sin duda básicamente por ser la presentadora habitual de Gran Hermano y de esa especie de seudodocumentales de denuncia que son Diario de. Vende una imagen de periodista comprometida, muy personal y casi independiente, centrada en mejorar el mundo por señalar sus deficiencias y luchar abiertamente contra ellas.

Image Hosted by ImageShack.us
Cómo ir de progresista para ganarse la vida en televisión.

A veces, Mercedes Milà sobreactúa obscenamente su papel y acaba convirtiéndose en poco menos que en una caricatura, en una exageración ridícula, signo de la hipocresía moral que reina actualmente en los medios: no importa ser honesto, sino parecerlo. Es la más viva imagen de la dictadura de lo políticamente correcto. Juega un papel perverso por lo que comunica: la estrechez de mente más absoluta, la intolerancia radical que encima cuenta con una supuesta coartada moral. Muchas veces, alguna de sus entrevistas de Diario de es un puro atentado contra la inteligencia, un espectáculo bochornoso en el que Milà se erige en defensora de los valores más nobles e incorruptibles. Aún recuerdo un momento memorable del programa Diario de sobre el neofascismo en España, en el que Milà pregunta al periodista Eduardo Haro Tecglen sobre un presunto pasado fascista. El motivo es que fue el encargado de narrar una crónica de la inauguración de un pantano por Franco, ni más ni menos que en el año 44, y al hablar del dictador utilizó la expresión "egregio caudillo" (como si hubiera otra manera de referirse a él en los medios de la época sin ser sospechoso de conjurar contra España). Aquí transcribo más o menos la entrevista:

-¿Cómo pudiste escribir eso, Eduardo? Me parece horrible.
-Bueno, sencillamente me lo encargaron. No tuve más remedio que hacerlo.
-¿Pero cómo pudiste expresar algo que iba tan en contra de tu pensamiento?
-Porque tenía que sobrevivir.
-¿Y tú crees que se puede deformar tanto tu propio pensamiento para poder comer?
-Sí, para poder comer, pero ojo, también para seguir vivo.
-¿Y por qué no te fuiste de España?
-¿Y cómo me iba? ¿Y adónde? ¿Me ponía a caminar por la carretera para ver dónde llegaba? Mercedes, si me quieres condenar por eso, no puedo hacer nada.

Me parece que sobra cualquier comentario. La "denuncia" de Milà llega a unos niveles de chabacanismo y falta de profundidad y profesionalidad tan amplios, que caen por su propio peso y producen vergüenza ajena. Su maniqueísmo, la división entre bueno y malo y la ausencia de todo tipo de capacidad crítica -parece que su sistema de valores se establece por dogmas- alcanza en Diario de cotas surrealistas. Alcaldes de diversa calaña y personajes varios se ven obligados a charlar con una Milà que es de todo menos imparcial y a la que sólo le interesa ofrecer su visión panfletaria y condicionada. Para la posteridad son sus exabruptos -con muy mala educación, por cierto- ante ministros que no controlan del todo bien la elaboración del tabaco o que construyen hoteles en la playa. Su supuesto periodismo es, en realidad, un medio para construir su personaje a base de exageraciones y campañas antialgo, una manera de perpetuarse en programas de televisión teniendo encima prestigio de comprometida. No comprendo cómo los altos cargos administrativos siguen cayendo en la trampa de concederle una entrevista y contribuir así al éxito de su personaje. Yo me negaría en redondo a hablar con alguien que no quiere respuestas, sino simplemente hacer su papel. Para ella, el entrevistado es lo de menos.

Ya no me meteré en valorar la dudosa catadura moral de quien se adhiere a todas las causas nobles y después presenta un programa tan valioso culturalmente hablando y que tanto aporta a la sociedad como Gran Hermano. Ni el histrionismo, falta de respeto y mala educación a raudales de los que hace gala a discreción con tal de actuar de sí misma. Lo único que haré es recordar un instante glorioso, hace años, en el programa Queremos saber. Francisco Umbral puso en un aprieto a Milà porque no estuvo dispuesto a seguirle el juego, como ahora mismo hace todo el mundo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dani Rubio y Risto Mejide

No veo demasiado la televisión. Cada vez que lo hago, entre máquinas de la verdad, presentadores homosexuales de programas del corazón y confesiones dolorosas a media tarde me siento un completo extraño en el mundo que me ha tocado vivir. Sin embargo, últimamente dos personajes han conseguido llamar mi atención. A priori, los dos, por actitudes, pretenden ser diferentes. Lo cual ya es algo que hay que tener en cuenta, visto el panorama.

El primero del que hablaré es Dani Rubio, concursante de la última edición de Gran Hermano. Se considera a sí mismo un transgresor, como dijo en la entrevista que le hizo la cada vez más infumable Mercedes Milà. El fundamento de sus salidas de tono -que básicamente son comentarios homófobos, racistas, machistas o sexuales-, aquello que él intenta que le legitime, es una supuesta cultura que trata de demostrar constantemente mediante el empleo que hace del lenguaje. Un empleo que por amanerado y pedante igual cuela entre los infraseres a los que van dirigidos mayormente la televisión, y que en realidad es simplemente un discurso confuso, de mucho barniz barato, como el de un estudiante de primer año de filología que quiere que se le note, al que se le ve el plumero en cuanto repite por quinta vez en un minuto palabras como "evidenciar". Un lenguaje más pretencioso que culto, más aburrido que interesante, más ridículo que admirable.

Y de todos modos no habla con soltura y en las entrevistas que le he visto hasta el momento, parece absolutamente incapaz de responder con concisión y fluidez a las preguntas estúpidas que le hacen los "periodistas" de Salsa Rosa, por ejemplo, lo cual tampoco sería muy difícil. Por el contrario, su voz nasal y poco clara se pierde en frases incoherentes y redundantes que pocas veces terminan antes de que le pregunten otra cosa. Por este motivo, le auguro muy poco futuro en la televisión. Y no por su papel, que tampoco es nada del otro jueves. El contenido de su discurso es francamente patético por su poca sustancia. Si ser transgresor es decir que los homosexuales son seres inferiores, mis amigos del bar dicen lo mismo y de una manera mucho más directa y precisa.

Pero dejemos ya al adoquín anterior, que sospecho que acabo de escribir el mayor número de líneas que le dedicarán jamás, para centrarnos en un personaje mucho más interesante: Risto Mejide, el flamante nuevo miembro del jurado de ese programa musical (por llamarlo de algún modo) que es Operación Triunfo. Su aspecto llama la atención a primera vista: es como una especie de Santiago Segura con algo más de pelo y muchos menos quilos, siempre tocado con unas gafas de sol y una chaqueta de motorista. Si hasta ahora los jurados eran personas en el mejor de los casos mediocres, que nunca tenían nada interesante que decir y cuya única trascendencia de sus comentarios era saber si el cantante estaba nominado o no, con su llegada el programa ha dado un giro radical.


Pero hija mía, ¿dónde vas con esa cara de mendrugo?

Risto es, dentro de los límites posibles, auténtica subversión. No se salva nadie, ni siquiera esa mafia de sudamericanos en la que se ha convertido la "academia". Trata a los concursantes como lo que son, directamente productos, y les recuerda una y otra vez lo lejos que están de ser artistas. Sus palabras no dejan lugar a la duda. Se ha acabado el buenrollismo y las palmaditas en la espalda, lo verdaderamente gratificante es ver a un tipo echándole las vergüenzas en cara a unos incultos que no tienen ni idea de música pero que sin embargo quieren servirse de ella para ser famosos. Sólo veo las partes de las nominaciones y lo que me molesta es que Risto no se encargue de todos los veredictos, considero lo demás innecesario.

Parece como una especie de reforma dentro del pelelismo que ha sido habitual en el programa a lo largo de los años. Él insiste en la importancia de que la música sea en directo, también los instrumentos, de cara a una mayor autenticidad. Esto no parece demasiado, pero en comparación con los años anteriores ya es mucho. ¿Veremos alguna vez concursando a grupos de rock? Por el momento, me conformo con contemplar a esos gañanes tragándose cada lunes su dignidad y evidenciando (dicho sea este verbo en honor a Dani Rubio) su condición de marionetas entregadas al juego de la televisión.

Retomando el blog

Me parece necesaria una pequeña explicación. He estado mucho sin escribir y sin leer blogs precisamente por carecer de tiempo para hacerlo. A veces pensaba en cerrar el blog para librarme de esas especie de remordimiento que sentía por haberlo dejado abandonado, pero mantenía la esperanza de retomarlo algún día.

Últimamente determinadas circunstancias personales están cambiando y me veo con mucho más tiempo y muchas ganas para reemprender el trabajo en este blog. Así que ahí voy. Intentaré escibir como mínimo dos posts por semana.

Un saludo a todos y muy encantado de que estéis leyendo esto otra vez.

A mi gato le gusta el rock

Image Hosted by ImageShack.us

Y a veces debate reposadamente con su amigo, que le gusta más el flamenco.

Image Hosted by ImageShack.us

Un descanso después de escaparse de Auschwitz en bicicleta

Un descanso después de escaparse de Auschwitz en bicicleta

Un paréntesis

Dado que no escribo por aquí demasiado últimamente, y que cada vez que lo hago tengo que disculparme por lo mucho que he tardado en actualizar, he decidido abrir un paréntesis. Por el momento, muchas gracias a todos los que soléis entrar por aquí. Ahora escribiré de vez en cuando en otro blog en el que participo junto a Kaleidoscope Girl, Darth Pomada y el Coronel Kilgore:

Copronáutica

¡Un saludo, espero veros allí!

Después de semanas

Saludos y disculpas. Más que por no actualizar mi blog, por no haber sido capaz de seguir los que leo habitualmente, lo cual además me fastidia bastante. De hecho, he pensado en ello estas semanas. Lo que me gusta de los blogs es que representan una cultura viva, renovada. Tenemos nuestros blogs favoritos y los visitamos siempre en un determinado orden, en cierto momento del día; más o menos se trata de algo semejante a disponer de una revista que está conformada exclusivamente con nuestro contenido favorito. Acabará de ser perfecto el día que nos habituemos a disponer de un periférico portátil, cómodo y permanentemente conectado a Internet, desde el que podamos leer nuestros blogs preferidos en los momentos muertos del día, aunque no estemos en casa. Quizá sea el fin de las revistas tal y como las conocemos ahora.

Bueno, después de esta perorata en la que ha quedado de manifiesto mi sorprendente visión de futuro y todas esas cosas, prosigo con una cadena que me pasó Aura desde su fantástico blog. Consiste en mencionar cinco manías. Aquí van las mías:

1- Me suelen caer bien los tipos feos. De alguna manera, intuyo que son personas interesantes, con un mundo propio, francas, sin ningún tipo de pose. Con las chicas feas me pasa al revés, habitualmente me deprimen. Claro que el concepto de belleza es algo demasiado subjetivo.

2- Me afecta mucho contemplar el desamparo y la indefensión. Es algo que me supera y me duele de una manera profunda, me deja huella. Me pasa especialmente en el caso de los animales, quizá porque los veo más inocentes y desprotegidos. Me pone muy malo ver a un animal sufriendo.

3- Me irrita tener prisa y que alguien me bloquee por delante la acera, ya sea porque camina muy lento o dando bandazos, o porque se trata de varias personas y se ponen en línea. Y al mismo tiempo, me da mucha rabia el pelmazo que tiene prisa y que se ve venir desde detrás, pero curiosamente en ese momento por cualquier motivo no es posible apartarse. Me molesta mucho la gente que trata de transmitir a todo el mundo su ansiedad por no llegar a tiempo (sobre todo un caso: estar bajando las escaleras mecánicas de la estación y escuchar desde detrás al tipo que baja ruidosamente, empujando y pidiendo que todo ser viviente se aparte para que él pueda coger su tren).

4- Normalmente asocio cada momento significativo de mi vida, para bien o para mal, a una canción en concreto. Después, volverla a escuchar me implica sumergirme en una explosión de sensaciones pasadas y vividas como si estuviera en ese mismo instante. Me encanta la música y me encanta la manera en la que se amolda a mi vida.

5- Soy un hipocondríaco y pienso lo peor ante cualquier dolor, sea de la naturaleza que sea. Mi médico de cabecera solía recibirme con una sonrisa irónica, y a medida que avanzaba la visita se iba enfadando progresivamente ante mis dudas y desconfianzas. Me cuesta mucho salir de esa percepción distorsionada de mi salud y cada vez que se me mete algo en la cabeza me informo, relaciono indudablemente síntomas con lo que me pasa y me pongo nervioso hasta que llega la visita. Me afecta desde dos puntos de vista: el estrés del momento que me supone y la amarga sensación de pensar que estoy letalmente enfermo.

Y ya está. No me atrevo a pasarle a nadie la cadena, porque como hace mucho que no leo blogs quizá lo hago a gente que ya lo ha hecho. En fin, me espera un largo trabajo de lectura que sin embargo será todo un placer. En cuanto a las actualizaciones, espero organizar aquí en breve el Primer Concurso Mis Obsesiones. Seguro que Patch podría acertar de qué irá, a tenor de esos guiños que de vez en cuando me dedica en su blog.

Gran Hermano 7

Gran Hermano había ido decayendo con el paso de los años. Superada la novedad de la primera edición, los concursantes iban con la lección aprendida y empezaron a dividirse en dos grupos: los que sabían que tenían madera televisiva y hacían, desde el principio, todo lo posible por ser polémicos y ganarse así un rápido puesto (Aida Nizar es el ejemplo más relevante), hasta los que, conscientes de sus limitaciones, optaban por el premio mediante una fórmula sencilla que consistía en ser lo más soso y apático posible: apartarse de cualquier pelea, dar imagen de buena persona y no hacerse notar demasiado (con lo que se llegó a aberraciones como el insufrible gallego Javito).


Javito "el Intelecto". La m con la a... maaaaa...

Desde la primera edición, los ganadores siguieron fielmente estos moldes: Ismael, Sabrina, Javito, etc. son ejemplos de ganadores insulsos e inmerecidos, a los que la gente votaba porque, de manera sorprendente, el concepto de "buen concursante" se confundía con el de "más discreto". Pero no tan sorprendentemente. La típica hipocresía televisiva y el gregarismo de los espectadores llevaban directamente a considerar malicioso a todo aquel que hacía cábalas en torno a las nominaciones, a ser un "jugador" y, por lo tanto, un falso. Aquí es donde entra en juego el mito del yo voy siempre de cara y de frente (curiosa construcción, equivalente a "yo siempre miro arriba y hacia la parte superior" o "yo siempre bajo y desciendo"). Quien pronuncie esta frase, y como cualquier otro, hablará mal de los demás a sus espaldas y será bocazas y mentiroso por conveniencia, pero intentará salvarse a ojos de los espectadores con esas palabras comodín. El público valora a las personas "auténticas y sinceras" y no gana quien mejor juega, sino el que mejor convive, el más compañero, el más guay... el que menos se le nota que también juega.


Pepe. La sonrisa espontánea y natural de un revolucionario.

Afortunadamente, toda esta hipocresía del "yo no juego, vivo la experiencia" ha cambiado con esta edición. Antes, los "jugadores" se cortaban y el concurso terminaba siendo una pandilla de gañanes pasando las horas muertas en la piscina y sacándose mocos. Pero cuando Gran Hermano estaba a punto de condenarse a repetirse eternamente hasta que no lo viera nadie, ha aparecido el mejor de los concursantes, Pepe, que ha reconvertido totalmente el concurso hasta transformarlo en algo nuevo. Su sinceridad desde el principio al afirmar que es un jugador (nada que ver con quienes juegan igual pero van de "amigos"), demostrando continuamente que esto no está reñido con el compañerismo ni con los modales, ha suscitado un interesante escenario. El programa ya no es unas colonias de verano para niños aburridos, sino toda una guerra, con sus estrategias y movimientos, un juego apasionante y con espectáculo que merece la pena seguir semana tras semana.


Este Gran Hermano es tope divertido.

Pepe ha topado con el resto de los concursantes que querían seguir viviendo del "compañerismo" y el "buen rollo", pero su inteligente discurso, inédito hasta ahora en cualquier edición del programa, ha sido asimilado por el público. Es un excelente jugador y, a diferencia del resto (salvo Dayron, cuya inteligencia le ha alcanzado para cobijarse junto al mejor árbol), es perfectamente consciente de lo que está ocurriendo, de lo que tiene que hacer para ganar. Su lucha es la historia eterna de la sinceridad contra la hipocresía que, en este caso, no alcanza a comprender las dimensiones del asunto y se contenta con nominarlo semana tras semana, confiados en que su "buenrollismo" terminará victorioso, ciegos en su estrategia conservadora e incómodos ante esa nueva forma de jugar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Con Cañita Brava no se hace esto

Este fin de semana ha sido uno de los peores de mi vida. Decepcionado, desengañado y frustrado con las inevitables tendencias del ser humano. ¿El motivo? Ni más ni menos que algo que hasta ahora me había producido una ilusión incomparable. Y sé que puedo ser feliz, porque tengo confirmado que Cañita Brava va a estar en mi fiesta de cumpleaños. No me ha costado demasiado lograrlo, y será toda una sorpresa para los que acudan, que ignorarán hasta que lo vean ante sus ojos quién es el invitado sorpresa. Pero es poco consuelo para alguien que ha estado esperando ansiosamente que el trabajo musical de este gran cantautor fructificara en un disco a la altura de su talento.


El genio, pensativo. No es consciente de lo que han hecho con su obra.

Recibí anteayer la primera grabación de su obra artística hasta el momento (por otro lado, fácilmente conseguible en E-mule). El título no podía ser más prometedor: Los invasores. Y tras una decena de escuchas, las conclusiones son claras: nunca nada ha estado tan lejos de alcanzar las expectativas sugeridas. Cañita Brava ha facturado un disco mentiroso, irreal y muy alejado de su innegable autenticidad. Pero la culpa no es suya, sino de quienes se han encargado de producirlo y grabarlo. Una lamentable confusión entre friqui agradable y simpático y artista ha dado lugar a uno de los mayores fracasos de la historia musical de nuestro país.

Al igual que Josmar, el talento de Cañita Brava es conocido a raíz de sus legendarias actuaciones en El semáforo, programa presentado por Jordi Estadella a mediados de los años noventa. Cañita Brava se ganó los favores del público gracias a la autenticidad que emanaba de todos sus poros: aparecía en el escenario con la única ayuda de unas cucharas con las que marcaba el ritmo de sus melodías, se atrevía con canciones escritas en cualquier idioma, se enfadaba con el público cuando era abucheado (siempre) y hablaba girando la cara hacia el micrófono que tenía instalado en la solapa de su americana. Estos rasgos distintivos le convirtieron en una estrella televisiva cuyo rastro, gracias a sus sucesivas apariciones en la saga Torrente, ha permanecido prácticamente inalterable hasta hoy. Por fin le llegó la oportunidad de grabar un disco como testimonio de su importancia en la exigua escena musical española.


La portada del disco no podía ser más prometedora.

La lista de canciones seleccionadas ya es, en sí misma, decepcionante. Inexplicablemente, faltan muchos de sus temas estrella. ¿Dónde está la canción en suajili? ¿Y el tema japonés cantado al estilo ninja? Ni siquiera aparece la canción en catalán, de memorable letra: bonisei, bonisá, bonipé, bonipai (y es que, como el bueno de Cañita Brava explicó en una entrevista, su fuente de inspiración en este último tema fue el anuncio de Catalana de Gas que decía: Aboni-se’n, "Abónese" en castellano). La gran herejía es no haber incluido su mejor canción, la más espectacular, completa y representativa de su estilo: El fugitivo, donde en una inimitable actuación interpretaba la agonía existencial del doctor Richard Kimble, corriendo de un lado para el otro del escenario.

Por el contrario, nos encontramos con un disco plagado de arreglos horteras de teclado, como si una familia gitana con cabra incluida se hubiera decidido a acompañar a Cañita en su periplo como artista. La primera canción, la floja Canción china, ya es indicativa de los dudosos derroteros del disco, y por suerte sus dos minutos escasos de duración son más que suficientes para una sucesión de guanipé, guanipú, guanimei, guanimai que son una muestra cruel de los peores momentos de nuestro músico. Lo mismo podemos decir de la siguiente, la Canción griega, que se limita a cambiar la letra por sekeró, sekeré, selepí, selepá. El disco es un festival de organillos que no vienen a cuento, guitarras eléctricas a destiempo y fuera de contexto, samplers de los cabreos de Cañita Brava en El semáforo y guitarras españolas para que veamos que también puede ser costumbrista si se lo propone. El mayor crimen es que a veces ni siquiera se escuchan sus dos cucharas, elemento característico y definitorio de nuestro artista. Parece que los productores han optado por presentar un disco cool, de broma, vendible para quien se quiera echar unas risas, para todo aquel fanático de Cárdenas y sus seudofriquis payasos. Se nos ha negado el Cañita Brava más auténtico y profundo para entregarnos un producto extraño, decepcionante, entregado a las tendencias de la moda y del momento. Es como mezclar vino con Coca-Cola.


Que Crónicas Marcianas pervirtió todo lo que tocó queda patente en la estética que eligieron para que Cañita Brava visitase el programa.

Ahora bien, como no podía ser de otro modo, el talento de Cañita Brava es demasiado grande como para no dejar muestras de su alcance. Y entre tanta mediocridad, hay temas estupendos como la inconmesurable Espokinllú, uno de sus clásicos de todos los tiempos, aquella que empieza con un grito rockero a más no poder y cuya letra es inevitable transcribir en este artículo: Espokinllú, serengüeinfen sei yu, serengüeinsten cho, weren yu, serengüeinfen gunait, oooh raaai, onanamabeibi, serengüeinsten cho, seregüeinstein cho espokinllú veriweisten sek yu, etc. La obra maestra de Cañita Brava, desgraciada con unos arreglos de teclado que no dejan escuchar sus cucharas y que tan sólo producen irritación. Más adelante, en Tú ya no me quieres, nos encontramos con una melodía fabulosa que sería número 1 de ventas si la cantara cualquiera de los gañanes de Operación Triunfo. En el Twis de esa chica hay, incluso, reminiscencias de los Beatles, ya que el gritito que adorna de vez en cuando la canción parece provenir directamente de I Saw Here Standing There, en lo que es sin duda un homenaje. Cabe señalar, por último, la impresionante Los invasores, que da título al disco, y que entre teclados marcianos y absurdos, y a un inaudito ritmo de reggae, deja colar algunas frases memorables: Suelta a la chica, he dicho que... suelta a la chica, vete a buscarla, al camarote, a ver si la encuentras, estoy haciendo una perdurbuluta (¿?), si no me respondes, aquí se acabó, ¿eh? ¡Fuera! Pero ni estos impresionantes ejercicios artísticos impiden que una lágrima surque nuestra mejilla cuando el disco llega a su fin.

En unos meses, veré a Cañita Brava. Le daré un abrazo y le expresaré mi admiración. Y aun después de este momento mágico, me será imposible pegar ojo cada vez que piense en los artífices de su disco y en la única palabra que puede servir para definir su tarea: canallada.

Josmar: auge y caída de una leyenda

Todo empieza a mediados de los noventa, cuando un joven nacido en Gerona pretende triunfar en el mundo de la canción y no sabe cómo hacerlo: tiene cosas que contar y un mundo interior, pero la voz no es su punto más fuerte. Decidido a crear algo distinto y auténtico, hace caso a Jordi González (el actual presentador de programas de corazón, que inició su andadura televisiva precisamente criticándolos), quien le dice que lo que debe hacer es potenciar su físico para llamar más la atención. Y aquí es cuando a Josmar se le ocurre su revolucionaria estética, incapaz de dejar indiferente: pelo largo y alisado, una cazadora vaquera con una malla debajo, un tanga y todo ello rematado por dos botas estrafalarias. Su imagen se adapta perfectamente a sus aspavientos, a su inimitable estilo como artista, en el cual su voz, aniñada y quebradiza, no es más que una bendición.


La imponente figura de Josmar quedó realzada con su nuevo vestuario.

Estaba vestido para el éxito, y lo consiguió en poco tiempo gracias al programa producido por Chicho Ibáñez Serrador, El semáforo, cuya existencia nunca agradeceremos lo suficiente. Es abucheado, pierde siempre y la gente se ríe de él, pero al igual que Cañita Brava se convierte en una de sus estrellas. Gracias a los numerosos zappings del resto de las cadenas, logra contagiar su visión de la vida al público masivo, que no puede dejar de tararear su primer hit, Angel Girl, mientras le es imposible apartar los ojos de la pantalla cada vez que Josmar hace aparición.


El impacto de Josmar fue tal que los jóvenes se dedicaban a imitar su estética.

En Cataluña se convierte en un fenómeno de masas cuando Toni Soler, por entonces encargado del espacio Malalts de tele, propone a Josmar como candidato para representarnos en Eurovisión con su nuevo tema, És superfort. Aunque el objetivo no se logra, será esta canción la que aupará definitivamente a Josmar al estrellato: pegadiza, bailable y directa, lo menos que podía hacer era transcribir su letra y su traducción al castellano para los que no dominan el idioma de Carod:

Jo era una ànima en pena,     Yo era un alma en pena,
sempre plorant pels racons     siempre llorando por los rincones.
Trist, pessimista de mena,     Triste, pesimista por naturaleza,
malgastant il.lusions     malgastando ilusiones.
Però ja he deixat de ser tímid,     Pero ya he dejado de ser tímido,
he descobert la veritat.     he descubierto la verdad.
Sóc un home sense límits,     Soy un hombre sin límites,
Ara m’he desmelenat!     ¡Ahora me he desmelenado!
És superfort,     Es superfuerte,
quan la gent em somriu.     cuando la gente me sonríe.
És superfort,     Es superfuerte,
quan em banyo en un riu.     cuando me baño en un río.
És superfort,     Es superfuerte,
quan em menjo un meló.     cuando me como un melón.
És superfort,     Es superfuerte,
quan em fas un petó.     cuando me das un beso.
És quan em sento millor!     ¡Es cuando me siento mejor!
La vida és una gran sorpresa,     La vida es una gran sorpresa,
et xucla com una compresa     te chupa como una compresa
La vida és amor i alegria,     La vida es amor y alegría,
una party de nit i de dia.     Una party de noche y de día.

Lamentablemente, se pierden muchas de las audaces rimas en la traducción al castellano. Pero por fortuna no la mejor de ellas, uno de los versos más inolvidables de la música de nuestro país: "La vida es una gran sorpresa / te chupa como una compresa". Esta canción, con su sencillez, inocencia y frescura, es infinitamente mejor que todos los empachos seudopoéticos de El último de la fila o cualquiera de los bodrios postadolescentes de Los Planetas. Representa la culminación de Josmar como artista, y se intuyen por todas partes los matices autobiográficos: cómo un chico tímido y acomplejado pasa, casi de la noche a la mañana, a ser una estrella. Así que además de un gran tema, es toda una lección moral.


Pasó de sensible y tímido a todo un enamorado de la vida.

Miles de personas empezaron a acudir en masa a las actuaciones de Josmar en plazas, discotecas e, incluso, en la Plaza del Rey de Barcelona, donde congregó a 3.000 asistentes y se convirtió en el heredero de artistas tan divertidos como Lluís Llach, Maria del Mar Bonet o Marina Rossell. E incluso actuó en Birningham, adonde se organizaron autobuses para ir a verlo. Su éxito le hizo publicar, además de un single con sus hits És superfort y Angel Girl -del que se vendieron más de 10.000 copias-, un disco que también incluía canciones como I love You, Gotas de lágrimas, El peor de todos o Cómo no le voy a amar (disponibles todas ellas en Emule).


La constatación del fin: Josmar tratando con Cárdenas.

Se puede decir que Josmar estuvo durante unos meses en la cresta de la ola, pero no supo transformar su mensaje vitalista en algo nuevo que atrajese otra vez al público. Por el contrario, optó por lo fácil y se dedicó a explotar su homosexualismo y su imagen de friqui, aprovechando el creciente tirón de Crónicas Marcianas. Aparte de bolos eventuales en discotecas de dudosa calaña o en fiestas de barrio, y de cada vez más escasas actuaciones por la radio, se convirtió en uno de los seres residuales de Javier Cárdenas y pasó de héroe a bufón. El momento que marca definitivamente su debacle y su perdición como artista se produce en la película Friquis Buscan Incordiar, del propio Javier Cárdenas, en la que le aplican unos electrodos en el culo y van subiendo el voltaje. Sus lloros, súplicas e histrionismo nos muestran que muy difícilmente el sol volverá a salir para Josmar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres